Menús familiares en paralelo 08.10.2017

¡Buenos días! ¿Qué tal la semana? Por aquí ha sido complicada con los virus instalados en casa. Con ganas de que se pasen ya y volver a la normalidad…

Cuando uno cae enfermo las recomendaciones en cuanto a la comida son variopintas, que si dieta blanda, astringente, que nada de comidas calientes ni grasas, que nada de agua, que si que lo importante es estar hidratado… En fin, parece que las últimas recomendaciones pasan no tanto por la dieta blanda de toda la vida, si no más bien por comer lo que pida el cuerpo, eso sí, poco a poco.

En mi caso unas patatas guisadas  o una sopita de verduras y pollo han sido mis comidas más reconfortantes 🙂 Sin más, os dejo con nuestras menús de esta semana que esperamos os gusten.

Continue reading →

Por un biberón no pasa nada… ¿o sí?

Seguro que muchas madres que habéis elegido la lactancia materna para vuestros hijos, habéis escuchado muchas veces estas frases: “por un biberón no pasa nada”, “se queda con hambre”, “quizás no tengas mucha leche”, “aún no te ha subido o no es lo suficientemente buena”…

Ese famoso biberón de ayuda, que a veces te ofrecen incluso en el mismo hospital, es el culpable del fracaso de muchas lactancias.

Como mamíferos que somos tenemos la capacidad de amamantar a nuestros hijos, ¿o acaso cualquier otro animal necesita biberones? Imaginad cualquier animal que viva en libertad, si no pudieran amamantar a sus crías, muchas especies acabarían desapareciendo.

Para regular la lactancia son necesarias muchas horas “a la teta”, ya que a mayor succión mayor producción.

Continue reading →

Nuestra experiencia con el destete nocturno

Con motivo de la celebración de la Semana Internacional de la Lactancia Materna y del lanzamiento de nuestra Guía para una Lactancia Fácil y Exitosa hemos escrito algunos posts en los que os contamos las dificultades que nosotras nos hemos encontrado en nuestras lactancias y cómo las hemos superado. Hoy comenzamos con uno de los temas estrella de la lactancia: el destete.

El destete es algo que nos trae de cabeza a muchas madres. Siempre esperamos que sean ellos solos los que de un día para otro no quieran más, pero si no das biberones es difícil que eso suceda antes de los 2, o incluso 3 años. Por tanto, muchas veces y por muchas razones distintas acaba siendo una decisión nuestra, y consecuentemente un proceso en el que tenemos que acompañar a nuestros hijos.

Hoy os contamos cómo lo afrontamos y lo superamos cada una en nuestras circunstancias y cuáles fueron nuestras razones para el destete nocturno.

Continue reading →