Publicado el

Barcelona con niños

Me encanta Barcelona. Antes de tener hijos siempre que podíamos nos escapábamos unos días para disfrutar de sus calles, su cultura, gastronomía… Nos sentimos muy a gusto allí. Siempre digo que si tuviera que vivir fuera una temporada, Barcelona sería el lugar elegido.

Desde que somos padres vamos con menos frecuencia pero estamos descubriendo otra Barcelona que también nos encanta, con muchísimas opciones para disfrutar en familia. Los que somos de ciudad pequeña con una oferta bastante limitada, es algo que valoramos mucho.

Este viaje lo hicimos con amigos, en total 4 adultos y 5 niños con edades de 1 a 12 años. Todo un reto organizar un par de días por la ciudad adaptados al ritmo y necesidades de todos. Pero si hay algo que me gusta es planear viajes y el resultado fue estupendo, grandes y pequeños lo pasamos genial.

Antes del viaje preparé un dossier (idea que vi aquí) para A y su compañera de faenas (los dos de casi 4 años) con información y actividades de todo lo que íbamos a hacer para ir completándolo durante el viaje. Incluí un mapa con la situación de la ciudad, un dibujo del tren AVE para colorear, fotos con los principales monumentos que íbamos a ver para que fueran poniendo pegatinas de todo lo visto, la famosa iguana de Gaudí para colorear y un busca y encuentra final de la última visita.

Resultó una idea genial, que los motivó y los entretuvo y creo que sirvió para poner un poco de orden en su cabeza de todo lo vivido durante el viaje.

Nos alojamos en el barrio de Gracia en el hotel Casa Bella de Gracia, que nos gustó mucho por su relación calidad- precio. Sólo íbamos a dormir, pero la situación, la limpieza, la estética y hasta la terracita en el último piso, todo nos pareció correcto. Lo único es que no ofrece desayunos, la mejor excusa para descubrir nuevos sitios por el barrio.

Como L acaba de cumplir el año y todavía no anda los planes tenían que ser adaptados para llevar carrito, estimulantes para los niños mayores y con espacio también para momentos de relax y juegos. Los viajes de visitar sin parar de antes han dejado paso a un ritmo más tranquilo y creo que ahora los disfruto más 🙂

El primer día empezamos paseando por el Paseo de Gracia parando para ver las fachadas de la Pedrera y la Batlló, explicando a los niños quién era Gaudí y la genialidad de sus diseños y edificios. Llegamos hasta la Plaza de Cataluña y de ahí fuimos hasta el MACBA por la Rambla y las calles que te llevan hasta el Raval.

El MACBA (que está completamente adaptado para ir con carro) suele tener actividades para niños los fines de semana aunque justo ese sábado no había. Disfrutamos de las exposiciones que eran muy lúdicas y atraparon a los niños desde el principio. Costaba arrancarlos para llevarlos de una sala a otra.

De ahí nos fuimos a comer al Mercado de Santa Caterina que para nosotros es un valor seguro. Muy cerquita está la tienda de cómics Continuará donde cargaron con nuevas lecturas después de comer (A se decidió por un cómic de Tintín) y bajamos la comida paseando por el barrio gótico. La Catedral, San Felipe Neri, la Plaza del Rei… Allí paramos en una terraza para tomar algo mientras los niños jugaban en un entorno inigualable.

Aun nos quedaba tarde y nos fuimos para el parque de la Ciudadela paseando por el Born, dónde nos quedamos un poco decepcionados porque la cascada no tenía agua 🙁 Merendamos en el césped y lo arreglamos con los chicos montando en las barcas del lago. A mí me hubiera encantado pero no veía a L ahí montada todavía.

Terminamos el día subiendo por el paseo de Sant Joan hacia el hotel y cenando en una pizzería que encontramos por el camino.

El segundo día el plan era explorar el barrio de Gracia. Como he dicho antes, nosotros hemos visitado muchas veces Barcelona; los monumentos, museos, Montjuic, Tibidabo…  y nos faltaba esta zona por recorrer. En el blog mammaproof cogí varias ideas y comenzamos visitando la Casa Vicens, la primera casa que construyó Gaudí, que es pequeña y preciosa, ideal para visitar con niños pequeños.

La última actividad del dossier era un busca y encuentra en esta casa con fotos en las que tenían que pegar pegatinas. Los mayores entraron en el juego ayudando a los pequeños y entre todos lo pasaron genial.

Al salir recorrimos el barrio de plaza a plaza entrando en las tienditas que íbamos encontrando hasta que llegó la hora de comer y nos dirigimos al restaurante Amaloca. Había leído referencias sobre el local que tiene una zona destinada al juego de los niños y no nos decepcionó en absoluto. Comimos rico y tranquilos mientras los niños jugaban.

Para terminar la tarde nos acercamos a la Feria Modernista que se celebraba en la calle Gerona con puestos, música, malabares y hasta una atracción de la época.  Compramos productos típicos, vimos coches antiguos, gente caracterizada… el broche perfecto para un gran fin de semana.

Barcelona siempre es un buen plan, y ya tengo ideas para la próxima vez cuando L sea más grandecita y podamos ir sin carro: el teleférico de Montjuic, el pueblo español, el Museo Miró, el parque de atracciones del Tibidabo, el Museo Picasso (que fue el primer museo de A cuanto tenía 8 meses), un arroz en el Paseo Marítimo, el parque Güell, un zumo en La Boquería… creo que me da para varios viajes!

Arantxa.

Deja un comentario

*