Publicado el

Brihuega con niños y sus campos de lavanda

Nos encantan los planes al aire libre y disfrutar de la naturaleza, y con esta situación de pandemia que estamos viviendo aún más estos planes se ponen en cabeza a la hora de elegir de nuestros planes de ocio en familia.

Llevaba varios años con ganas de conocer Brihuega y sus maravillosos campos de lavanda, había visto en instagram multitud de fotos y no quería perderme la ocasión de visitarlos.

Los campos alcanzan su mayor floración en julio, y dura como mucho hasta finales de julio que empieza la siega, por lo que este mes es el perfecto para disfrutar de su belleza, aunque Brihuega tiene muchos atractivos y podeis visitarlo en cualquier epoca. 

Pero si decides hacerlo en julio, recuerda que tiene iene bastante afluencia de gente, por lo que lo mejor es visitarlo entre diario.

Al llegar a Brihuega lo primero que hicimos fue ir a visitar las Cuevas Árabes. Un laberinto de galerías y túneles que recorren todo el subsuelo y que tenían una longitud aproximada de ocho kilómetros, aunque ahora sólo se conservan unos 700metros. Utilizadas por los visigodos como vía de escape al exterior de las murallas. Tiene una temperatura durante todo el año de 12ºc , de ahí que se utilizaran como almacén de víveres y alimentos, por ello decidimos empezar por ahí para quitarnos un ratito de calor.

Se encuentran en la plaza del Coso, frente a la oficina de turismo,antiguamente la Real Cárcel de Carlos III. Las cuevas son privadas y las entradas se pueden comprar en la carnicería que hay al lado por 2€.

Después recorrimos sus calles decoradas con el color de la lavanda, paraguas morados colgados en algunas calles, telas y tules en ventanas y balcones y pequeños rincones que invitan a parar a hacerte una foto de recuerdo. Así como sus distintas la Fuente Blanquina y sus diversas fuentes  que te puedes encontrar a tu paso por este pueblo con gran encanto.

Dando un paseo y atravesando el Arco de la Guía, llegamos hasta el Castillo de la Piedra Bermeja, por fuera hay bastante sombra para disfrutar tranquilamente de sus enormes muros, un lugar ideal donde los niños pueden correr y jugar tranquilamente, en su interior, atravesando el antiguo cementerio, se puede acceder a un mirador a través de una estrecha escalera de caracol que a lo niños les gustó mucho (entrada 2€).

Continuamos nuestro camino hacia la Puerta de la Cadena y la Muralla, y continuamos hasta los Jardines de la Real Fábrica de Paños donde pudimos disfrutar de sus jardines y sus diversos miradores (entrada 2€).

Al finalizar la visita nos dirigimos hacia los campos de lavanda, que se encuentran a unos 3km del pueblo. Al llegar allí tienen habilitados unos aparcamientos y personal que te indican como acceder.

Impresiona llegar allí y ver el color del campo y su gran extensión. A pesar de que era Domingo y pensábamos que habría menos gente nos encontramos bastante afluencia, por lo que decidimos coger un camino y alejarnos un poco de la multitud, adentrarnos un poco más en los campos para disfrutar de su belleza.

Os recomendamos poneros ropa blanca, pues resalta mucho entre el color de la lavanda y quedan unas fotos preciosas aprovechando el atardecer. Nosotros llegamos sobre las 20.30h y aprovechamos hasta que se escondió el sol, la temperatura era muy agradable y pasamos un rato estupendo disfrutando de la naturaleza.

Fue una excursión de 10, en la que el cóctel cultura y naturaleza hizo que disfrutáramos de un día muy especial en familia que esperamos poder repetir otro año pues este pueblo tiene mucho que ver y dejamos algunas cosas pendientes como el Museo del Profesor Max, los lavaderos públicos, la Cárcel o el Arco de Cozagón.

Rocío

2 comments

  1. Astillero says:

    No se si estoy de acuerdo con todo lo que has escrito pero sin ninguna duda lo haces desde el respeto y la educación. Tener puntos de vista distintos a los míos es una oportunidad para poder aprender cosas nuevas. Deseando que subas más contenido. Un saludo!!!

Deja una respuesta

*