Publicado el

Consumo de pescado e intoxicaciones por mercurio

Recientemente la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha actualizado su Guía de consumo de pescado, para prevenir posibles intoxicaciones por mercurio.

Recordamos que el metilmercurio (la forma en la que el mercurio está presente en el pescado) se absorbe en el cuerpo mucho más rápida y ampliamente que el mercurio inorgánico y dada su naturaleza lipofílica, (se une a los lípidos o grasas) hace que pueda atravesar fácilmente la placenta y la barrera hematoencefálica.

La cantidad de mercurio en los peces está relacionado con su posición dentro de la cadena trófica, es decir los peces depredadores, al alimentarse de otros peces ingieren también el mercurio y se les va acumulando, lo mismo ocurre con las especies más longevas.

El problema es que el mercurio puede afectar al desarrollo del sistema nervioso central, por lo que se considera peligroso  para las mujeres embarazadas  y niños pequeños (ya que el cerebro sigue su desarrollo después del nacimiento) y en altas dosis derivar en daño cerebral, dificultades de aprendizaje, pérdida de audición y daños graves en el sistema nervioso del bebé.

Para minimizar al máximo el riesgo de exposición al mercurio, se ha publicado nuevas recomendaciones de consumo de pescado en función de su contenido de mercurio:

  • >Para población en general: se aconseja el consumo de hasta 3 – 4 raciones de pescado por semana, procurando en todos los casos variar las especies entre pescados blancos y azules.
  • >Para la población vulnerable Mujeres embarazadas, que planeen llegar a estarlo o en período de lactancia y niños hasta 10 años se precisa de recomendaciones más estrictas específicas para las 4 especies identificadas con un alto contenido en mercurio: Pez espada/ Emperador, Atún rojo (thunnus thynnus), Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.
  • >Niños entre 10 y 14 años limitar el consumo de esas cuatro especies a 120 gramos al mes.

Sin embargo hay que recordar que estos grupos deben seguir consumiendo 3- 4 raciones semanales del pescado bajo en mercurio, por sus grandes beneficios nutritivos y por ser parte fundamental dentro de la dieta mediterránea.

Los pescados con un contenido bajo de mercurio son el abadejo, anchoa, boquerón, arenque, bacalao, bacaladilla, berberecho, caballa, calamar, camarón, cangrejo, cañadilla, carbonero, fogonero, carpa, chipirón, chirla, almeja, choco, sepia, jibia, cigala, coquina, dorada, espadín, gamba, jurel, langosta, langostino, lenguado europeo, limada o lenguadina, lubina, mejillón, merlán, merluza, pescadilla, navaja, ostión, palometa, platija, pota, pulpo, quisquilla, salmón, sardina, sardinela, sardinopa, solla y trucha.

PÍLDORA NUTRICIONAL

  • El pescado es un alimento muy sano y no se debe eliminar de la dieta, basta con seguir las recomendaciones.
  • Si a la hora de elegir pescado tienes dudas acuérdate de que los pescados con mayor contenido en mercurio son de los denominados azules y piezas de gran tamaño como un tiburón, no tengas miedo de consumir el resto de pescados
  • Si tienes dudas en cuanto al tipo de pescado pregunta al pescadero

Elena de las Heras

Nutricionista y Mamá en Paralelo

Post Relacionados

Deja una respuesta

*