De camping en familia

Os puedo asegurar que si alguien me dice hace varios años que voy a irme de camping no me lo creo. Durante muchos años, amigos e incluso mi marido han intentado animarme para hacer alguna escapada en tienda de campaña, y yo siempre he dicho que eso no va conmigo, que yo necesito un mínimo de comodidades, y que dormir en el suelo y en medio del campo rodeada de bichos no va conmigo. Pero a veces toca rectificar… jejej

Cuando M tenía unos 15 meses unos familiares se compraron una tienda de campaña bastante grande, las típicas de decathlon con dos habitaciones y salón. Ellos tampoco habían ido nunca de acampada, pero los niños tenían muchas ganas y se animaron a comprarla. Nos animaron a hacer con ellos la primera escapada para estrenar la tienda, y aunque a mí no me hacía especial ilusión, sabía que M disfrutaría un montón con sus primos, y dormir una noche con ellos sería para él una gran experiencia, así que nos animamos!

Buscamos un camping cercano, para que fuera una escapada corta en esta primera toma de contacto. Salimos el sábado después de comer, y regresaríamos el domingo después de comer, por lo que entre que llegábamos, montábamos la tienda de campaña, que era la primera vez para todos, y por la mañana hacíamos una excursión, no pasaríamos mucho tiempo en el camping.

Y así hicimos, no llevábamos muchas cosas, pues era la primera vez y habíamos comprado lo básico:

  • Colchones decathlon inflables
  • Sacos de dormir
  • Linternas, luces y algún foco para alumbrar
  • Mesa y sillas
  • Nevera con bebidas y algo de fruta
  • Tortilla de patatas y filetes empanados para cenar

Cuando llegamos allí los niños estaban locos de contentos, corriendo y jugando mientras nosotros montábamos la tienda. Luego fuimos a la piscina que tenía el camping a darnos un chapuzón, y después cenamos en el camping las tortillas y filetes que llevábamos.

Los niños no quisieron casi ni cenar, solo querían estar dentro de la tienda, entrar y salir, saltar en los colchones… Todo era nuevo para ellos y cualquier cosa se convertía en un divertidisimo juego. La verdad es que yo, sólo de ver lo que estaban disfrutando, estaba feliz de estar en el camping.

Jugaron un montón en la tienda, hasta que acabaron rendidos y nos pidieron ir a dormir. Creo que M era la primera vez que me decía eso de “mami a dormir”, jejjjje. Yo me imaginaba que estaría con los primos jugando hasta tarde y no habría quien les durmiera, pero creo que la emoción y tanto salto en los colchones les agotó.

La noche la pasamos bien, para mi sorpresa me desperté mejor de lo que esperaba, esos colchones inflables no son tan incómodos y para 1 o 2 noches se lleva bien. Por la mañana hicimos excursión a una de las piscinas de Jarandilla de la Vera cercana al camping y los niños siguieron disfrutando.

Después de todo esto puedo deciros que volví a repetir la experiencia del camping, incluso embarazada! Y volveré a repetir, al final imagino que acabaremos comprándonos nuestra propia tienda, pues visto lo que M disfrutó, y que para mi no fue tan malo como yo esperaba, al final nos gustó a todos la aventura.

Camping visitados:

Camping Jaranda (Jarandilla de la Vera) http://campingjaranda.es/

Camping Coll Vert (Valencia) http://www.collvertcamping.com/

Rocío

Guardar

Guardar

Deja un comentario

*