Publicado el

El destete nocturno de la pequeña O

Cuando estamos embarazadas y elegimos dar el pecho a nuestro hijo no pensamos en destete, ahí solo pensamos en que se agarre el bebé y tener una lactancia exitosa.

Pero los meses pasan, y en la mayoría de los casos si han conseguido pasar las diversas barreras que nos hemos ido encontrando y según se acerca el primer año del bebé algunas mamás ya empiezan a pensar en el destete. Al menos a desear que no mame tanto por la noche para poder descansar mejor.

No hay ninguna evidencia que demuestre que los bebés de pecho se queden con hambre por la noche y por eso se despiertan más, y que por arte de magia si le quitamos la teta y le damos biberón vamos a conseguir dormir del tirón.

Aunque sí es cierto que a veces el cansancio nos puede, y que hay que reconocer que es muy agotador, por ello a veces decidimos acabar con las tomas nocturnas para poder repartir trabajo con el papá, o incluso ausentarnos si lo necesitamos o nos apetece.

Pero como todo en la maternidad, es una decisión personal decidir cuándo y cómo acabamos con la lactancia, y única para cada mamá y bebé, que deberán encontrar el momento idóneo para llevarlo a cabo.

Oímos muchas veces a madres contar lo bien que sus bebés se destetaron solitos, pero si preguntáis si tomaban biberón antes del destete la respuesta será que sí, y probablemente desde hace muchos meses. Pero es raro que un niño de pecho por sí solo, con 1 ó 2 años o incluso más, decida dejar el pecho por sí mismo.

El pecho no es solo alimento, es también vínculo, afecto, amor… y el bebé no usa el pecho solo para comer, sino que la mayoría de las veces se quedará dormido con el pecho por el calor, la calma o la seguridad que le aporta estar pegado a su mamá.

Aún así, hay veces que decidimos destetar por diversos motivos, por trabajo, por descanso o porque así lo hemos decidido, pero sea cual sea el motivo hay que respetarlo y hacer lo que cada mamá y bebé sea mejor, pero sobre todo teniendo toda la información y sabiendo los pros y contras de nuestra decisión.

Pero como para el resto de hitos, no hay una fecha exacta, ni un momento concreto, aunque si es importante que tengamos en cuenta otros factores como si el bebé toma o no biberón así como el resto de relación en general con la comida.

He oído muchas veces niños de 1 año que no comen y les recomiendan quitar la teta, porque parece ser que esos niños tienen «mucho vicio» con la teta (frase que odio) y que por eso no toman otros alimentos, pero me pregunto qué pasa si al niño le quitan el pecho y sigue sin querer comer otros alimentos.

En nuestro caso con la pequeña O, como os conté en otro post hasta el año no comió otra cosa que no fuera la teta, no tenía ningún tipo de interés ni en comer ni en beber, por lo que cualquier eliminación de tomas de pecho era impensable. De hecho mi mayor tranquilidad era que tenía su tetita y que con ello estaba alimentada (aunque tuviera miedos sobre si nutricionalmente todo estaba correcto, pero con una analítica salimos de dudas). Y como todo en esta vida llega, pues paso lo mismo con la comida, un día decidió comer y hasta la fecha que es una niña que come perfectamente.

Una vez que la alimentación estuvo superada, y las tomas de pecho empezaron a ser complementarias empecé a plantearme un destete nocturno. Al igual que pasó con su hermano empezó a demandar más. Suele coincidir con la crisis de los 12 meses, que con M la vivimos a los 13m y con la pequeña O fue a los 15m, y en este momento decidí hacer el destete nocturno.

Como en mi destete anterior el motivo fue principalmente el cansancio y agotamiento, estudiar por las mañanas y por las tardes estar con dos niños tan pequeños necesitaba algo de energía y con tomas cada hora me era imposible estar al 100% por el día.

Y aunque sabía que eso no me iba a resolver el dormir 4 horas seguidas, al menos  volveríamos a las 2 o 3 horas, o incluso podríamos intentar turnarme con el papá.

Teníamos la experiencia anterior, que es un alivio saber que se puede y que luego no suele ser tan duro como nos lo imaginábamos antes, solo se necesita paciencia y amor, y en nuestro caso mucho colecho para compensar la falta de teta con mucho amor y calor.

Por ello como la vez anterior puse una fecha y lo llevamos a cabo, la primera noche como era de esperar se enfadó, no me dejaba ni abrazarla ni darla un beso si quiera. Yo le explicaba la historia de la «teta cansada» (a mi manera, y adaptado para un bebé de 15meses) que la tetita estaba cansada y tenía que descansar y dormir, y que por la mañana cuando saliera el sol volvería a tener su teta. De vez en cuando se despertaba pidiendo teta y yo le ofrecía agua, las primeras veces lo rechazó y después acabó aceptándolo, se acurrucó en mí y finalmente se durmió tranquila.

La pequeña O nunca ha querido chupete, y no fue ningún inconveniente añadido en el destete si lo comparamos con su hermano que si lo tuvo.

Las primeras noches se despertaba una o dos veces en la noche, normalmente a las 2 y 5 de la mañana, la última vez era la que más me costaba que se volviera a dormir, intentaba aguantar hasta las 6 o las 7 de la mañana hasta que volvía a darla su teta.

Y como la vez anterior en una semana más o menos habíamos superado la etapa, esto no quiere decir que no me la volviera a pedir nunca jamás cuando se desvelaba, pero si lo pedía y le explicaba lo de la teta cansada ni insistía más.

A las pocas semanas empezamos ambas a descansar mejor, ella a tener la tranquilidad que por la mañana tenía su teta y durante el día podía seguir mamando como hasta entonces y yo tenía más horas seguidas para descansar y coger fuerzas para el nuevo día.

Y así, una vez más, con mucha paciencia y cariño conseguimos superar otro destete nocturno con éxito, y seguimos disfrutando de nuestras tomas diurnas.

Si te preocupa el destete de tus hijos, o estás viviendo esta etapa, no puedes perderte el taller de destete que daremos el próximo sábado 7 de marzo en Ubuntu, donde te contaremos muchos más detalles y trucos para hacer este proceso más sencillo y ambos podáis guardar un bonito recuerdo de esta etapa.

Con el destete nocturno empiezas a ver que esto se acaba, y que cada vez está más cerca el cerrar esta etapa, y quería tener un recuerdo de mis lactancias para toda la vida. Conocí las joyas de leche de Lourdes Brito (white miracle jewellery) y me enamoré.

Me puse en contacto con ella y la encargué un anillo con dos bolitas de leche que me parecía ideal como símbolo de mis dos lactancias junto con los pendientes a juego.

Pensaba que el proceso sería más sencillo pero sólo tienes que enviarla tu leche por correos en un sobre, ella te explica cantidad y modo de envío y en pocas semanas lo tienes convertido en una preciosa joya que te acompañará toda tu vida.

Además tengo que deciros que quedé encantada tanto con el resultado como con el servicio, con su profesionalidad y atención, y te envía todo muy bien preparado e incluye hasta una guía de mantenimiento/cuidados.

Si te interesa hemos conseguido que nos haga un 10% dto con el código: cpwm1020, si quieres tener un bonito recuerdo de tu lactancia no te lo pienses!

Rocío

Deja un comentario

*