El nuevo rincón de lectura “low cost” de A

Siempre hemos tenido un lugar asignado para los cuentos, con su silloncito, su caja para guardarlos y un puff para mí cuando me pedía que le acompañara. Era un rincón más bien improvisado. El puff lo conseguimos en el parque de atracciones, el sillón era de un bazar y la caja una de las soluciones que encontré para que los cuentos estuvieran ordenados y al alcance de A.

Poco a poco la habitación de A ha pasado de ser una nursery, es decir, una habitación para cambiar pañales y dar el pecho a albergar todo lo que un niño de casi 3 años pueda necesitar. Ya tiene su cama de mayor, su mesa para trabajar, su mesilla de noche… Sólo nos faltaba un rincón de lectura a la altura del resto.

Quería un espacio donde los cuentos estuvieran recogidos, pero a la vez a la vista para que llamaran su atención, y donde poder rotarlos para ir ofreciéndole nuevas opciones cada cierto tiempo. Además, tenía que ser un lugar cómodo, adaptado a su tamaño y armónico (bonito, sin demasiadas estridencias).

Mi inspiración, como siempre, fue internet. En concreto Instagram y Pinterest donde te puedes pasar horas y horas mirando fotos y rincones tan preciosos como éstos:

Tras ver muchas fotos decidí que había tres estilos que me gustaban para el rincón de lectura:

  • El primero consistía en un dosel desde el techo con una alfombra blandita redonda en el suelo, cojines y estantería que mostrara la portada de los cuentos.
  • El segundo era un cojín grande en el suelo a modo de colchoneta, cojines para el respaldo y estantería.
  • Y el tercero tenía un tipi, una alfombra redonda y cojines.

Busqué en muchas tiendas pero los precios de todo lo que necesitaba para el nuevo rincón de lectura eran prohibitivos, así que decidí que no quería gastarme el sueldo y que tendría que apañarme con lo que encontrara en tiendas más low cost.

Elegí la tonalidad blanco y negro para no sobrecargar más la habitación con colorines y que los cuentos fueran los verdaderos protagonistas y me puse a buscar todos los elementos que necesitaba. Finalmente encontré todo lo que necesitaba para el segundo estilo dentro de los precios que me marqué:

Y éste fue el resultado:

Una mañana mientras A todavía estaba en la guardería desmontamos y guardamos su viejo rincón de lectura y montamos el nuevo para que fuera una sorpresa al llegar. Su cara al verlo fue nuestra recompensa.

Arantxa.

Deja un comentario

*