El Parque del Oeste y Teleférico de Madrid

Mientras el tiempo acompañe aprovechamos para hacer planes de exterior, parques, rutas… cualquier actividad al aire libre es ideal para pasar el día en familia y el Parque del Oeste, o también conocido como el Parque de los Rosales, nos pareció una buena opción.

El parque se divide en dos partes, una parte donde se encuentra el conocido Templo de Debod y otra zona llena de arboledas, caminos y zonas verdes donde tirarnos a tomar el sol o jugar y correr.

Otra de las cosas que hace especial el parque es el famoso Teleférico de Madrid, el cual une este parque con la Casa de Campo, una excelente oportunidad para disfrutar de unas fabulosas vistas panorámicas sobrevolando la parte más verde de la ciudad.

Llegamos al parque a media mañana, el coche se puede aparcar fácilmente en los alrededores del parque, hay varias zonas de aparcamiento y un pequeño parking público donde dejar el coche.

Caminamos un poco hasta llegar al Templo de Debod, aunque estaba cerrado y no se podía acceder al interior puedes bordearlo y apreciar sus monumentos y fotografiarnos junto a ellos. Se dice que desde allí se pueden ver uno de los atardeceres más bonitos de la capital de España, aunque nosotros nos quedamos con las ganas de comprobarlo.

Tras ver el Templo de Debod buscamos un lugar donde comer, llevabamos picnic y buscamos una gran explanada con árboles donde extendimos nuestro mantel y comimos.

Después de comer cogimos el teleférico, los niños estaban deseando montarse y ver la ciudad “desde el cielo”. Cuando llegamos no había mucha gente pero según avanzaba la tarde se iban formando más colas, por lo que tenerlo en cuenta a la hora de organizar vuestro paseo.

En unos 10 minutos el teleférico te lleva a la Casa de Campo, y aunque la idea era volver pronto y seguir pasando la tarde en el Parque del Oeste, aprovechamos para subir al mirador que tiene en las mismas instalaciones del teleférico y luego los niños jugaron un rato en el parque que había justo a la salida. Un parque lleno de columpios, toboganes y cuerdas adaptados a distintas edades en el que disfrutaron mucho.

Después vuelta en el telesférico y a seguir paseando y perdiéndonos por los caminos del Parque del Oeste.

Sin duda un gran plan para disfrutar de las zonas verdes de Madrid, alejados de tráfico y bullicio, y con el atrayente de montar en telesférico, unas experiencia que nos gustó tanto a grandes como a pequeños, y que además tiene un coste muy asequible, de 5€ de 4 a 12 años y 6€ los adultos (ida/vuelta)

Rocío

Deja un comentario

*