¿Empezamos o no empezamos BLW?

Últimamente vivo rodeada de madres. Estar este tiempo sin trabajar me permite ir a Pilates post parto, al parque, a actividades con los niños y además estamos en la edad de criar, por lo que muchas de mis amigas estamos en la misma situación. Y el tema estrella de conversación entre las madres suele ser la alimentación.

Si seguís el blog, ya sabréis que yo tiendo a informarme y leer mucho antes de dar cualquier paso. Pero es cierto que no comparto esta información si no me la piden directamente. A nadie le gusta recibir lecciones.

Sin embargo, como se iba acercando el momento de empezar con la alimentación complementaria de la pequeña L las dudas que me han llegado sobre el inicio de la alimentación han sido muchas y muy variadas.

Como conté en este vídeo, con A, como tenía que incorporarme a trabajar, adelanté la alimentación complementaria para poder dejarle comiendo además de con mi leche, porque no me sacaba lo suficiente para que pasara la mañana y las tardes que trabajaba.

Con L me lo he planteado de otra manera. No quería que esta vez fueran las circunstancias externas las que decidieran cuándo comenzaba a comer y en casa decidimos que podíamos permitirnos que estuviera yo en casa unos meses después de la baja de maternidad.

Según se fue acercando el momento en que L cumplía los 6 meses, las preguntas fueron siendo más insistentes. Ya le darás cereales, ¿no?. ¿Y cuando empiezas con la fruta? ¿Y también vas a hacer el método ese con ella?

Yo siempre he respondido que teníamos la gran suerte de no tener ninguna prisa y que comería cuando ella estuviera preparada. ¿Y cómo sabes cuándo está preparada? Cuando cumpla todos estos requisitos:

  • Tener cumplidos los 6 meses. La recomendación de la OMS es lactancia materna exclusiva y a demanda durante los 6 primeros meses de vida. Esto, en mi caso no ha significado que el día que cumplía los 6 meses la haya sentado a la trona y a comer. No. También es necesario que se cumplieran el resto de requisitos.
  • Mostrar interés por la comida. En el caso de L éste le cumplíamos de sobra antes de los 6 meses. Ha estado sentada en mi regazo durante muchas comidas y cenas e intentaba llevarse lo que pillaba a la boca. Pero no podía permitírselo porque no cumplíamos el último de los requisitos.
  • Mantenerse sentada. Y aquí comienzan las dudas y la controversia. ¿Qué se siente sola? No. Mantenerse sentada cuando tú la pones en la trona no es lo mismo que llegar a sentarse por sí mismos. Mientras lo primero lo alcanzan más o menos a los 6 meses, lo segundo tarda unos meses más y suele darse a la par con el gateo. Y este requisito es el que más nos ha costado y que yo considero bastante imprescindible ya que es un indicador de que el sistema digestivo está maduro. Por otra parte, si quieres que la alimentación sea siguiendo el método BLW también es fundamental para que pueda coger los alimentos con la mano y llevárselos a la boca. Si está tambaleándose y cayéndose para los lados resulta complicado que lo consiga.

L tardó unos 15 días en mantenerse sentada desde que cumplió los 6 meses y a partir de ahí comenzamos. Y aquí es cuando surgen otro batallón de dudas. ¿Con qué alimento empiezas? ¿Cómo se lo ofreces? ¿Y no se atraganta?

Nosotras empezamos con cereales porque es lo que me resultaba más fácil con dos niños sentados a la mesa. Con cereales en formato real tal y como los comemos nosotros. Un trozo de pan (sin sal) para que empezara a experimentar, a chupar, a comer un poquitín y a familiarizarse con el gluten es de lo más cómodo.

Sabéis que las recomendaciones respecto al gluten es no introducir antes de los 6 meses ni después de los 7, y hacerlo gradualmente mientras el niño todavía toma pecho porque ello reduce el riesgo de celaquía, diabetes tipo I y alergia al trigo. Además, si lo introduces de golpe se pueden dar ataques graves de celiaquía.

Y seguimos con los alimentos que mejor nos han venido según nuestra alimentación: plátano, zanahoria, manzana (en compota o rallada, nunca en crudo porque por su dureza puede dar lugar a atragantamientos), brócoli, arroz…

En definitiva ni fruta, ni verdura, ni cereales, sino todos. Eso sí, cada alimento con la preparación necesaria para que sea seguro que el bebé lo coja y se lo lleve a la boca. Pero esto si queréis os lo cuento en otro post con ideas de cómo presentar la comida para un blw fácil y seguro.

Arantxa.

Deja un comentario

*