Cómo he porteado a mis bebés

Cuando nació M, me encontré con un bebé que no paraba de llorar. No le gustaba ni el cuco, ni la cuna, ni nada similar. Creo que todos antes de ser padres tenemos la imagen de todos los bebés durmiendo tranquilamente en estos sitios. Se supone que lo normal era que un bebé sólo comiera y durmiera, pero el mío no era así.

Enseguida intenté buscar una solución, ya que sólo estaba conforme en brazos, y yo paseaba por la calle e iba a todos sitios con mi bebé en un brazo y empujando el carrito con el otro.

 

Tras investigar un poco sobre porteo ergonómico decidí hacerme con un fular. Opté por uno elástico, pues me habían hablado bien de ellos y para primerizas como yo era más fácil de colocar. Primero te colocas y anudas el pañuelo y luego introduces al bebé, mientras que con los de tejido, colocas el pañuelo con el niño cogido y me parecía más díficil.

La verdad es que esta solución fue todo un alivio para mí, y también para mi bebé, los dos estábamos contentos con la solución y era más fácil llevar el día a día. Además de los múltiples beneficios que el porteo tiene para ambos.

Usamos el pañuelo hasta los 6 meses aproximadamente que empezamos a usar mochila. También estuve informándome sobre las mochilas ergonómicas más recomendadas. De hecho me fue de gran ayuda una comparativa de mochilas ergonómicas que encontré de Red Canguro y finalmente me decidí por una Ergobaby Adapt, que también usamos bastante.

Con la llegada de O, no me apetecía usar pañuelo, a pesar de que me gusta mucho, no me veía todo el día haciendo nudos y con dos trozos larguísimos de tela arrastrando por el suelo, y con otro niño de 2 años corriendo alrededor.

Entonces empecé a buscar otras opciones: el pañuelo no quería por los nudos, las mochilas son a partir de 6 meses o tienes que poner reductor y no me convence mucho, por lo que solo me quedaban los mei tais.

Estuve mirando distintos mei tai, distintas marcas y modelos, y finalmente me decidí por el de Amarsupiel, ya que es el único que encontré que se ajustaba con un broche. Normalmente el resto de mei tais se anudan de una forma similar al pañuelo, por lo que me encontraba ante el mismo inconveniente, y con este modelo el primer agarre era a la cintura con un broche y luego colocaba al bebé y ya anudaba las otras dos cintas. Además me encantó su diseño, con uno de mis estampados y colores favorito.

Con el nacimiento de O, ya sabía de antemano que iba a portear bastante, tanto fuera como dentro de casa. Si con el primero ya lo usé, con un segundo necesitaba aún más las manos libres para atender al mayor. Además desde el embarazo se preveía que O venía chiquitita, por lo que aún era más importante aprovechar los beneficios del piel con piel. Por ello decidí comprarme una camiseta, también de Amarsupiel, para practicar el conocido Método Canguro.

La camiseta está genial sobre todo para usar en casa, es muy cómoda y fácil de colocar, sólo tienes que ponerte la camiseta e introducir al bebé. El bebe queda muy pegadito a tu cuerpo y les encanta sentir el calor del pecho de mami.

Además de para realizar las tareas domésticas o para atender a su hermano mayor, nos está siendo de gran ayuda sobre todo a última hora del día que suele estar más intranquila, y es meterla en la camiseta y quedarse dormida.

Si queréis una camiseta como esta, la próxima semana tendremos sorteo en Facebook e Instagram, en colaboración de Amarsupiel, para celebrar nuestros 1000 primeros seguidores!! 😉

No obstante, lo mejor siempre es que busquéis una asesora de porteo en vuestra ciudad, que pueda recomendaros la mejor opción de porteo para ti y tu bebe. En mi caso conocí a  Toledo Porteo más tarde, pero igualmente contacté con ella para que revisara como estábamos porteando y pudiera darme algunos consejillos que nunca vienen mal de una experta.

 

Rocío

Guardar

Guardar

Guardar

This entry was posted in Crianza.

Deja un comentario

*