Jugamos con las pinzas de la ropa

Las tardes de invierno se están haciendo este año especialmente largas en casa de M. Cuando hace frío, aire y lluvía intentamos no salir, la pequeña O tiene mocos semana si semana no casi, y preferimos quedarnos en casa jugando.

La verdad es que M es bastante casero, y a él le encanta quedarse en casa jugando con papá o mamá, aunque yo cuando hace bueno prefiero salir a la calle.

Pero desde que llegó la hermanita cuando nos quedamos en casa en diario es más complicado, papá está trabajando y M a veces no lleva bien eso de compartir a mamá o que tengamos que parar el juego para cambiar el pañal o dar de comer a su hermana.

Entonces toca inventarse recursos para que la tarde sea más amena, y gracias a internet tenemos un montón de ideas con materiales muy sencillos.

En casa no solemos tener pinzas de ropa porque no las usamos, pues metemos muchas cosas directamente en la secadora y el resto lo tendemos dentro de casa. Hace unos días estuve en Primark y vi una cestita muy mona con pinzas y pensé que podríamos hacer muchas cosas con ellas así que por 3€ las compré.

Primero se las presenté tal cual, al principio no sabía bien como abrirlas y cerrarlas pero tras un par de intentos fue perfeccionando la técnica.

Fue abriendo una a una y colocándolas en el borde del cesto y cuando finalizó vino el ¿y ahora qué hacemos mamá?

Entonces recordé haber visto por internet que algunas familias las usaban para contar, en un cartón escribían un número y colocaban el mismo número de pinzas para ayudar a los más pequeños a contar.

En casa siempre me gusta tener goma eva o fieltro pues es muy socorrido para muchas actividades.

De esta manera corté 5 trozos de goma eva de distintos colores, acorde con los colores de las pinzas, escribí en cada una un número del 1 al 5 y junto cada número le puse puntos en función del número.

En pocos minutos teníamos una actividad muy completa, en la que además de relacionar el color de la goma eva con la pinza, teníamos que reconocer los números, contar las pinzas y practicar la psicomotricidad fina para colocarlas.

Como veis una actividad muy fácil de realizar con materiales cotidianos y que os darán para un buen rato de juego y aprendizaje.

Rocío

Deja un comentario

*