Publicado el

L cumple 1

Mañana mismo estamos cumpliendo nuestra primera vuelta al Sol. Es increíble lo lentamente que pasan los días las primeras semanas y cómo el tiempo empieza a volar en cuanto todo fluye y le cogemos el truquillo al nuevo bebé.

L llegó antes de lo esperado, como os conté aquí. Quiso venir con la primavera y fue una bebé muy chiquita que ha llevado su propio ritmo para todo: para coger peso, para comer, para gatear… Siempre digo que, afortunadamente, tuve a A primero que cogía muchísimo peso solo con el pecho y siempre he tenido claro que con mi leche era suficiente. Porque si con L hubiera sido primeriza, me habrían arreado un biberón a la primera de cambio…

Con su llegada hemos completado nuestra familia y nuestra felicidad ha aumentado exponencialmente 🙂 También el caos y el cansancio han aumentado, pero todo merece la pena. Ella lo ha puesto fácil desde el principio, es una niña muy dulce que nos ilusiona con su sonrisa y que se ha ganado su lugar con su gracia y su picardía.

Poco a poco hemos ido cumpliendo todos los hitos de este primer año. Empezamos a comer aunque nos costó lo nuestro arrancar, a gatear, a decir mamá. Hemos tenido la gran suerte de poder estar juntas hasta los 9 meses y medio, y después hemos pasado y superado la angustia de separación que coincidió con mi vuelta al trabajo.

Te dicen que con el segundo es más fácil, pero para mí no lo ha sido. Creo que dejar a tu bebé, sea el número que sea, siempre es complicado. Ahora tenemos que exprimir los ratos que estamos todos juntos y los que podemos arañar de tiempo especial para nosotras.

El primer cumple es un momento muy especial, sobre todo para nosotros, los padres. Esta vez queremos celebrarlo con una fiesta más íntima, sin tantas cosas que atender, para centrarnos en lo más importante de ese día que es poder disfrutar con ella.

Una tarta clásica, una decoración cuidada y relajada, familia y amigos íntimos y unos pocos regalos. Siguiendo con la línea de las pasadas Navidades hemos elegido pocos juguetes y hemos intentado que sean variados y de largo recorrido.

Vais a ver que muchos no son indicados para su edad, pero con A he aprendido que los juguetes diseñados para primera infancia pasan enseguida al olvido y prefiero hacer la inversión en juegos que podrán aprovechar durante mucho tiempo adaptándolos a su período de desarrollo y ofreciéndoselos siempre con vigilancia.

Esta es la lista de regalos de toda la familia (abuelos y tíos) que hemos confeccionado con los enlaces por si os animáis con alguno de ellos:

  • Caravana de Sylvanian Families. Me encantan estos muñequitos y todos sus complementos. Creo que tienen una estética súper cuidada y que son ideales para el juego simbólico. Hasta hace poco teníamos una caravana de Mickey Mouse prestada con la que jugaban mucho los dos (L a sacar y meter cosas) que hemos tenido que devolver, y esta caravana será la sustituta perfecta. Los elementos pequeños los guardamos, y sólo los sacamos cuando A los pide y nosotros estamos supervisando, al igual que hacemos con los Playmobil.
  • Cubo y pala, con el tamaño ideal para sus manos pequeñas y sin dibujos ni nada estruendoso.
  • Puzles Montessori. En el primer cumple siempre regalamos cosas que van a poder usar durante mucho tiempo como os decía. A A le cayó el arco iris Grimm, por ejemplo, que está empezando a dar uso ahora. Por otra parte llega la primavera y tengo muchos proyectos en mente para trabajar el área de botánica con A y estos puzles nos pueden ayudar bastante.
  • Campanas Montessori. También las usarán los dos, cada uno según la etapa de desarrollo en la que se encuentren. L podrá descubrir sonidos y A podrá componer canciones.
  • Miniaturas de insectos de Safari. Vamos a aumentar nuestra colección de animales, con la que L se entretiene un montón, con estos insectos que nos vendrán también estupendamente para estudiar la primavera con A.
  • Láminas de Hermano Gato. Como os conté en este post de decoración infantil, hemos elegido estas dos láminas para decorar la habitación de L por su delicadeza y belleza.
  • Cuento Nariz naricita. Nunca pueden faltar los cuentos. Para Reyes le cayó el de Ñam ñam La cereza de la misma colección. L ha empezado a mostrar interés por los cuentos y todas las noches dedicamos un rato a jugar y cantar con ellos.

Y nada más, a soplar la vela y a por muchos más.

Arantxa.

Deja un comentario

*