La Torre de Aprendizaje para desarrollar la autonomía

Hoy en día tenemos de todo para nuestros hijos, muchas veces nos obsesionamos por encontrar el mejor regalo para ellos, llegan los primeros cumpleaños o navidades y nos volvemos locos buscando la mejor opción, y muchas veces no tiene por qué ser un juguete o una prenda, sino que cumpla otro de los objetivos que solemos buscar y es que lo usen mucho.

Pues sin duda si hay un producto que os recomendaría y que cumple perfectamente esa función es la Torre de aprendizaje.

No necesariamente la tienes que comprar, ya que si eres un poco habilidoso o tienes algún familiar “apañado” en unas horas la puedes hacer tu mismo. Además en internet hay varios tutoriales y partiendo del escalón de ikea es bastante sencillo.

La torre de aprendizaje está basada en la filosofía Montessori, y no es otra cosa que un taburete más seguro, en el que el niño puede subirse fácilmente, sin riesgo de caerse y que le permite poder realizar actividades que por su altura no podría hacer por sí mismo.

En nuestro caso se lo regalamos a M en su primer cumpleaños, y nos ha acompañado todo este tiempo a diario, y con ella M ha tenido muchísima más autonomía para las tareas cotidianas.

La hemos dado mil usos, para cocinar, para lavarnos los dientes o la cara en la lavabo, para ayudarnos a tender la ropa o para asomarnos a la ventana y ver el tiempo que hace, absolutamente para todo.

Cada vez que él quería estar a nuestra altura para colaborar con alguna tarea arrastraba la torre por toda la casa hasta llegar a su objetivo.

Con 3 años y medio sigue siendo una herramienta que nos acompaña día a día, aunque poco a poco estamos sustituyéndola por un “escalón” con el fin de que en unos meses sea la pequeña O la que la use.

Ella ya ha subido en alguna ocasión para ver lo que hacíamos en la cocina y le encanta, de momento sólo sube con su hermano, pero ya ha aprendido a subir sola, y creo que en cuanto empiece a andar con soltura estará lista para tomar el relevo.

Por ello sin duda en nuestro caso ha sido una buena inversión, la hemos dado uso diario y nos ha hecho la vida un poco más fácil ¿Qué más se puede pedir?

Rocío

Deja un comentario

*