Publicado el

Los juguetes con más éxito de 2 a 4 años

Hace un tiempo compartimos aquí cuáles habían sido los juguetes que más éxito habían tenido con nuestros chicos mayores en sus primeros años. Desde entonces han crecido, han cambiado y han evolucionado muchísimo, da vértigo pensarlo y su relación con los juguetes ha ido cambiando también.

Arantxa

Como os contábamos para nosotros es importante que los juguetes que entran en casa cumplan ciertos requisitos: que sean lo más naturales posible (aunque evitar el plástico sea muy, muy difícil), que no lleven luces ni sonidos y que inviten al juego lo más abierto y creativo posible.

Cuando entra un juguete que no cumple estas características, una vez que se gastan las pilas no se vuelven a reponer, y si es completamente inadecuado, desaparece misteriosamente. Aún así, ellos ya tienen su propio criterio y saben hacerlo valer y consiguen algunas concesiones (hola espadas).

Estamos en una etapa en la que el aprendizaje está completamente ligado al juego, de ahí la importancia de ser cuidadosos con lo que le ofrecemos a nuestros niñ@s. Además de diversión, queremos que supongan un reto y un estímulo positivo para su desarrollo.

Para evitar que la casa se nos llene de luces y sonidos, una técnica que usamos tanto Rocío como yo, es hacer una lista cerrada de regalos tanto para Navidad, como para los cumpleaños. Y cuando te preguntan porque no saben qué regalar, los cuentos siempre son bienvenidos 🙂

Durante este tiempo hemos vivido la explosión del juego simbólico, que tan importante es para digerir todas las vivencias y algunos de los juguetes que se han unido a nuestra colección han sido de este tipo. Por ejemplo:

  • Playmobil, tenemos el barco pirata en la bañera, la granja que heredamos del primo y el colegio, además de algunos sueltos como piratas o vikingos. En casa han supuesto horas de juego y es una buena herramienta para la motricidad fina con la cantidad de complementos y detalles que tienen. También otros muñecos están en nuestro top de favoritos como estos dinosaurios o los animales Schleich.
  • Caravana de Mickey Mouse, es un juguete vintage que ya no se encuentra, aunque hay algunos parecidos. Era de mi sobrino y se lo regalaron a A cuando se convirtió en hermano mayor con 2 años y medio. Fue todo un acierto y tanto él como ahora la pequeña L juegan mucho con ella.
  • Cocinita: se la regalamos a A en su segundo cumpleaños y la completamos con las comidas de madera de Lidl. La tenemos en nuestra cocina y ha dado mucho juego mientras nosotros cocinamos. Es un juguete que no puede faltar.

En cuanto al juego desestructurado, los materiales que siempre tienen a su alcance y con los que juegan día tras día son:

  • Material de modelar: plastilina y arena kinética. Sobre todo la plastilina ha sido y es el más popular, ya que con la arena kinética tienes que preparar un poco el ambiente para que luego recogerla no sea una odisea. Ambos materiales son ideales para inventar, construir y destruir.
  • Lego duplo: lo dejo para lo último pero en realidad es el juguete que más se usa en casa. Ambos desde el año recién cumplido juegan mucho con ellos. Al principio compramos el tren y alguna otra caja pero luego nos dimos cuenta de que el valor de este juguete es las mil posibilidades que tiene de construir y poder ser cualquier cosa, así que L cuando nació le regaló esta preciosa caja repleta de ladrillos.

A partir de los 3 y medio A ha empezado también a jugar con los Lego normales, siempre con supervisión para que L no tenga acceso por el pequeño tamaño de las piezas, pero los Duplo siguen entre sus favoritos.

Y también en esta edad en casa han sido fundamentales los cuentos, los puzles (que en los primeros años no llamaban su atención) y el material de arte que colocamos en un carrito de IKEA con todo a su disposición: colores, pinturas, acuarelas… Y los disfraces! Tenemos un cajón lleno que suele ser el más visitado cuando vienen amigos a jugar 🙂

Rocío

En esta etapa M ha evolucionado mucho, y desde aquellos dos años que se juntaron con el nacimiento de su hermana y gestionábamos los ratos de teta cargados de cuentos, a la actualidad que con 4 años le apasionan los playmobil o los super héroes.

Durante estos dos años hemos pasado por distintas etapas y cada una de ellas ha estado acompañada por distintos juegos.

  • Los dos años en nuestro caso también llegaron cargados de juego simbólico, especialmente silla de paseo o porteo. La cocinita también nos dio muchas horas de juego. Preparar la mesa, cortar alimentos o cocinarlos además de hacer la compra con la cesta de alimentos y la caja registradora siempre ha estado en nuestro «Top ten» particular
  • Los cuentos siempre ha estado en nuestra lista de imprescindibles, y además nos ayudó a gestionar la llegada de la pequeña O. A ningún niño de dos años le gusta que dejen de jugar con él para hacer otra cosa, y menos si se trata de atender a un hermano que acaba de llegar. Por ello, para hacerlo más ameno, pusimos «la norma» de que los ratos de teta eran ratos de lectura, y así mamá podría seguir atendiendo las necesidades de ambos.
  • Llegaron los tres años y cobraron protagonismo las construcciones, en especial los lego duplo. Con esta edad también nos iniciamos en los juegos de mesa con el juego de los tres cerditos.
  • No podemos olvidarnos de los juegos «del Tigger» tipo parejas, memo, cartas o pescar peces con imanes, ya que han sido muy socorridos, sobre todo fuera de casa en ratos de esperas, que para niños de esta edad son interminables y suele ser difícil gestionar sin tirar de pantallas.
  • Durante esta etapa, algo que nunca falla y que también nos ha acompañado sin descanso, además de los cuentos o animales, han sido los materiales artísticos: pizarra, plastilina, acuarelas, pinturas de dedo y colores o rotuladores han sido siempre un recurso muy utilizado en casa para dar rienda suelta a su creatividad.
  • Y poco a poco llegamos a los playmobil, que empezaron con los de 1,2,3 como el arca de Noé hasta la fecha que con 4 años prefiere barcos piratas, guerreros romanos o policías.

y  para poder jugar y crear durante esta edad, no puede faltar una mesa de juegos, en nuestro caso elegimos la de Ikea que además de resistente se limpia genial.

Ahora que la pequeña O recientemente ha cumplido los 2 años parece que sigue los pasos de su hermano y empieza a interesarle mucho la cocinita o el carrito de bebé, que aunque siempre han estado a su alcance no ha sido hasta ahora que ha empezado a jugar con ello. Además de los cuentos que van cobrando más protagonismo, o la plastilina, colores y pegatinas que ya son un imprescindible dentro y fuera de casa.

Y aunque es cierto que cada niño tiene unas preferencias de juego, siempre hay juguetes comunes según la edad del niño, por lo que como resumen creemos que en esta etapa no pueden faltar juguetes relacionados con el juego simbólico, las construcciones, los materiales artísticos y los cuentos.

Redordad: «cuanto menos cosas haga un juguete más cosas hará la mente del niño»

Arantxa y Rocío.

Deja un comentario

*