Publicado el

Los niños y su noción del tiempo

Durante los primeros años de vida de un niño, es normal que les resulte muy complicado saber cuanto falta para un determinado día o incluso que son realmente 5 minutos.

En el día a día surgen muchas situaciones, en las que hablamos de determinados planes, como una excursión o un cumpleaños en la que el niño está deseando que llegue, pero que se le hace muy complicado entender cuando llegará realmente.

El tiempo es algo totalmente abstracto, algo que no podemos «tocar» y por ello se hace muy difícil entender qué es realmente durante sus primeros años .

A partir de los 3 años podemos empezar a utilizar distintos recursos que les ayudarán a tener una pequeña noción del tiempo. Poder materializarlo es la forma más sencilla para que ellos vayan entendiéndolo. Ya que hasta entorno a los 7 años no entenderán realmente el concepto del tiempo.

Por ello, hace unos meses os enseñamos en el blog nuestra versión de calendario lineal montessori, que nos ha ayudado a tener una visión general de lo que es un año, cuantos meses y días tiene y qué eventos se van desarrollando durante todos los años de forma repetitiva, como las vacaciones, los cumpleaños o las navidades. Además de poder ir añadiendo otros planes o acontecimientos que van surgiendo día a día y saber cuantos días quedan para su llegada.

Pero en el día a día nos surgen otras muchas situaciones, en las que hablamos de un periodo de tiempo más pequeño como son los minutos.

¿Cuánto es 1 minuto, ó 5 ó 10?

Es habitual, que cuando los padres decidimos dar por finalizada alguna actividad, como jugar en el parque e irnos para casa, y los niños que en ese momento están disfrutando de ello, se enfaden y no estén conformes con la decisión. En ocasiones nos piden 5 minutos, pero sin saber muy bien cuánto tiempo es eso, y cuando pasa el tiempo no ha sido suficiente para ellos.

Y aunque, en mi caso, intento negociar sobre la posibilidad de continuar lo que estamos haciendo en otra ocasión, es habitual que acaben enfadados o disgustados.

Otra situación, que la falta de noción del tiempo nos ocasiona malestar, son los trayectos en el coche. A M no le gusta mucho, prefiere ir andando a todos sitios y siempre nos pregunta cuánto se tarda en llegar, y, aunque sean 5 ó 10 minutos de trayecto, se le hace interminable.

Por ello decidimos usar relojes de arena, para que de una forma material pudieran saber exactamente de qué tiempo estamos hablando y cuánto falta para que se cumpla.

Compramos un pack con distintos tiempos (30seg, 1/2/3/5/10min). Esto nos permite que por ejemplo para lavarnos los dientes pongamos el reloj de 2 minutos, o si los peques me llaman para jugar y estoy ocupada, pondremos 1 minuto en el reloj y pasado ese tiempo volveré a estar disponible, si vamos a comprar ya saben que tardaremos 5 minutos en llegar al supermercado y si nos vamos a dormir ofrecemos 10 minutos más para prepararnos.

Sobre todo para los trayectos cortos en coche nos ha ayudado muchísimo, pues M va mucho más tranquilo durante el trayecto sabiendo cuanto tiempo realmente falta para llegar, y los viajes son más relajados para todos. Para los más largos necesito encontrar relojes similares de 30 ó 60 minutos!

Por ello, si nos anticipamos y explicamos a nuestros hijos qué cosas vamos a hacer después (comer, lavarnos los dientes, irnos a dormir, recoger los juguetes o cualquier otra actividad) y cuanto tiempo falta para ello (ofreciéndoles una herramienta que les permita tener esa noción del tiempo), evitaremos algunas situaciones que suelen acabar en llantos, rabietas o malestar.

Rocío

Post Relacionados

Deja un comentario

*