Publicado el

Mi compañera tiene autismo, «Una familia atípica»

Hace ya más de un año que tanto M como A empezaron el colegio. Echamos la vista atrás y ya casi hemos olvidado la búsqueda de colegio y la incertidumbre de cual nos tocaría, también las preocupaciones sobre la adaptación de nuestros peques, los compañeros o los profesores que les acompañarían en esta etapa.

En el caso de M, como ya hemos contado muchas veces, estamos muy satisfechos. Durante este tiempo ha hecho nuevos amigos, con los que día a día se va creando una bonita amistad. Pero también ha aprendido a gestionar conflictos del día a día y sobre todo a expresar sus emociones y contar las cosas que le gustan y que no le gustan.

Aunque creo que estas cosas se aprenden principalmente en casa, por suerte su profesora también ha trabajado en esta línea mucho con los peques para conseguirlo.

Desde el primer día me encantó cuando nos dijo que cada niño era una pieza clave y que cada uno aportaría una cosa al grupo, y que daba igual si el niño era tímido o extrovertido, si pegaba o era alegre…, ya que cada uno aportaba y enseñaba muchas cosas a partes iguales.

Y es cierto, que es necesario que cada uno sea diferente para aprender a convivir, a empatizar y a gestionar conflictos, pues es algo a lo que nos enfrentamos durante toda la vida, y es mejor si aprendemos desde pequeños ofreciéndoles las herramientas necesarias y aprendiendo a valorar la esencia de que cada persona es especial y única.

A las pocas semanas del inicio de clase, Nuria, una mamá de la clase, nos regaló un cuento a cada familia llamado “Mi hermano tiene autismo”. A través de sus páginas nos explica que los niños con autismo son iguales que el resto de niños, pero que tienen otras necesidades y cómo podemos ayudarlos. Y al finalizar el cuento, incluye un recuadro donde dibujar si conocemos a alguien con esas características y en él viene dibujada su compañera. De esta forma tan natural y sencilla está mamá nos explicaba que su hija tenía autismo y nos daba algunas pinceladas sobre ello.

Con este gesto de Nuria, con el trabajo día a día de la profesora y con los propios niños, se ha creado muy buen ambiente y un grupo muy unido.

Ellos ven el autismo como una cualidad más de la personalidad de su compañera (como el que es alto, el que es rubio, o el que es tímido o divertido) y me encanta cuando mi hijo me cuenta que la ha ayudado a llevar su talega a la salida y se la ha dado a su mamá, o como la apoyan en clase con distintas tareas.

Hace unos días, Nuria nos contaba que había escrito un cuento solidario que colabora con APAT (Asociación de Personas con Autismo de Toledo) sobre su historia.

En el cuento se narra la vida de una familia con una niña con autismo, cómo afrontan las distintas situaciones diarias como si de una gran aventura se tratara y cómo unos padres intentan comprender la increíble, especial y diferente forma que tiene su hija de ver, sentir y comprender el mundo que le rodea. Un cuento lleno de amor, superación y lucha que te enseña que ser diferente no significa ser menos. Este es el comienzo de una historia que solo acaba de comenzar.

Y tras recibir esta noticia, además de comprar su cuento, solo pude pedir a Nuria que nos concediera una entrevista para nuestro blog y nos lo cuente ella misma.

¿Cómo y cuándo supisteis que vuestro hijo tenía autismo?

 A Daniela le diagnosticaron autismo con dos años. Ya con año y medio nos dimos cuenta de que era diferente a otros niños de su edad, hasta entonces había tenido un desarrollo completamente normal, pero cuando la llamábamos por su nombre no nos miraba, ni giraba la cabeza, no decía ni mamá ni papá, sí balbuceaba pero nada que pudiéramos entender. Llegamos a creer que podía tener un problema de audición, incluso pensamos que llevarla a la guardería y que se relacionara con otros niños la ayudaría. Fue precisamente la guardería la que dio la voz de alarma.

Hasta entonces y aun sabiendo en mi interior que algo no iba bien, su pediatra insistía en que todo era normal, después de que la guardería hablase con mi marido y conmigo nos recomendaron ir al «Centro Base» para que un especialista la pudiera evaluar.

Allí nos citaron para después del verano, como entenderéis yo como madre necesitaba poner nombre a lo que le ocurría a mi hija así que la llevé a un centro privado para adelantar todo lo posible. Una vez allí, lo primero que hicieron fueron unos potenciales auditivos para descartar problemas de audición, y como yo ya intuía, oía perfectamente.

Después un grupo de psicólogos evaluaron a Daniela durante varios días, fue cuando oí por primera vez la palabra autismo.

¿Cuál fue vuestra reacción?

Como toda noticia de esta índole hemos tenido un proceso de duelo. Lo primero fue la negación, nos costó aceptar la noticia, teníamos ese esperanza de que solo fuese un retraso madurativo y no autismo, después hemos ido pasando por el resto de fases, ira, culpa, hasta llegar a la aceptación.

¿Qué ha supuesto para tu familia el autismo de tu hija?

Cuando por fin pasas el duelo y aceptas que la idea que tenías de cómo iba a ser tu vida ya no va a ser así, es entonces cuando empiezas a ver los pequeños progresos como grandes triunfos, a entender que el autismo forma parte de mi hija, y que ha contribuido en parte a que mi hija sea como es, y Daniela es extraordinaria.

¿Cómo surgió la idea del cuento solidario “Una familia atípica?

Daniela, como la mayoría de las personas con autismo, es muy visual. Ella aprende y se comunica con ayuda de imágenes (pictogramas). Desde muy pequeña los cuentos le han encantado y se me ocurrió que la mejor manera de contarle su historia era a través de un cuento.

¿Qué puede aportar a las familias leer tu historia?

Mi cuento es mi historia y mi historia en una lucha constante, un aprendizaje continuo y un amor infinito, y esos son los valores que creo pueden aportar a las familias que lean mi historia.

¿Cuándo sale a la venta el libro, qué precio tiene y dónde lo podemos comprar?

El libro sale a la venta oficialmente el día 21 de diciembre, el 23 ya lo tendréis en APAT (Asociación de Personas con Autismo de Toledo),en la papelería COYPRE (C/rio Alberche nº66/Toledo) y en Amazon, su precio es de 12,99€ y una parte va destinada a APAT.

¿Algún consejo para abordar este tema con nuestros peques?

Con normalidad y naturalidad, que comprendan que ser diferente no es menos, que hay que aceptar a todo el mundo tal y como es aunque a veces nos cueste comprenderlo.

Muchas gracias Nuria, ha sido un placer y te agradecemos que hayas querido contarnos un poquito más de tu historia a través de nuestro blog. Esperamos que con tu historia puedas acercar a muchas familias el autismo, y que este año sean muchos niños los que reciban tu cuento “Una familia atípica” por Navidad.

Rocío

Entrevista a Nuria Ruiz Clemente autora del cuento «Una familia atípica»

Deja un comentario

*