Publicado el

Molestias habituales post parto: Diástasis abdominal

La diástasis abdominal o diástasis de rectos es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo que en condiciones normales los mantiene unidos entre sí y a la línea media del cuerpo (línea Alba).

El paciente siente que sus rectos estás más separados de lo normal y que al realizar un esfuerzo como incorporarse de la cama o un abdominal tradicional parece que “algo” sale hacia fuera a nivel del ombligo.

La diástasis es un problema funcional que todos podemos tener, no depende de la edad, de si eres hombre o mujer, de si haces deporte o no, pero sí es verdad que es mucho más frecuento encontrarlo en mujeres durante el embarazo o después del embarazo.

¿QUÉ SON LOS RECTOS DEL ABDOMEN?

Es un músculo par que están unidos entre sí en la línea media también conocida como línea Alba. Va desde el borde superior del pubis hasta la cara anterior de los 5º, 6º y 7º cartílagos costales y apéndice xifoides. Está cubierto por una fascia común y formado por 4 vientres musculares separados por 3 bandas tendinosas.

¿CUAL ES LA FUNCIÓN DE LOS RECTOS DEL ABDOMEN?

  • Un buen tono de este músculo ayuda a mantener la posición recta del tronco y las vísceras en su sitio.
  • Su contracción bilateral aumenta la presión intraabdominal y ayuda en la función de defecación.
  • Flexión de la columna vertebral.
  • Su contracción unilateral produce inclinación lateral del tronco hacia el mismo lado.
  • Favorece la espiración.

¿CUALES PUEDEN SER SUS CAUSAS?

  • Aumento de peso: el aumento excesivo de presión en la cavidad abdominal puede provocar que la línea Alba se dañe al no soportar la tensión.
  • El embarazo: durante la gestación la mamá presenta una respuesta fisiológica normal en el cuerpo para adaptarse a los cambios que produce el crecimiento del bebé. El bebé crece dentro del útero que pasa de 7 cm a 35 cm en 9 meses y la pared abdominal se va distendiendo para dejar espacio. Durante este proceso hay un cambio hormonal, la relaxina, elastina, progesterona y estrógenos aumentan alterando la composición del colágeno haciendo que se debilite el tejido conectivo que une a los rectos.

  • El parto: los partos complicados con muchas horas de pujo también pueden dañar los tejidos.
  • Trabajo abdominal: cuando realizamos la flexión de tronco se produce un aumento de presión en el compartimento abdominal.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE LA DIÁSTASIS ABDOMINAL?

  • Mala estabilización del core que influye en el mantenimiento de la postura.
  • Dolor lumbar.
  • Problemas digestivos: malas digestiones, gases, estreñimiento.
  • Posibilidad de herniación de las vísceras abdominales (cuando “algo” sale hacia fuera a nivel del ombligo).

¿CÓMO DIAGNOSTICO LA DIÁSTASIS?

Nos tumbamos boca arriba sobre una superficie estable como un esterilla o alfombra, flexionamos las rodillas y las plantas de los pies apoyadas. Colocamos los dedos sobre la línea media del cuerpo (por encima o por debajo del ombligo), levantamos la cabeza haciendo un abdominal clásico, si sufrimos diástasis abdominal aparecerá un agujero bajo nuestros dedos que puede ser empujado o no por el contenido visceral. La separación entre ambos rectos tiene que se de más de dos dedos (2,5 cm).

¿CÓMO SE TRATA LA DIÁSTASIS? ¿CÓMO NOS PUEDE AYUDAR LA FISIOTERAPIA?

Lo más importante es saber a qué fisio acudir y en este caso tiene que ser un fisioterapeuta experto en el tratamiento de suelo pélvico. Él te realizará una valoración y te pautará un tratamiento de tono abdominal, para recuperar tu músculo transverso profundo del abdomen y que los rectos vuelvan a su sitio.

Los abdominales clásicos están prohibidos con esta patología ya que es cuando se produce la herniación a nivel abdominal por la separación de los rectos del abdomen debido a su debilidad y la distensión de la línea Alba. Estos abdominales también suponen un riesgo para la musculatura del suelo pélvico debido al aumento de presión que se produce al realizar la flexión de tronco.

Se recomienda Gimnasia Abdominal Hipopresiva ya que se experimentan beneficios tanto a nivel de la musculatura profunda del abdomen como en los músculos y tejidos del suelo pélvico.

En casos muy extremos es aconsejable la cirugía, que será en esos pacientes que con la rehabilitación y los ejercicios pautados por el fisioterapeuta no noten ninguna mejoría. En el caso de llegar a una intervención la fisioterapia sigue teniendo un papel importante tanto antes como después de la intervención: antes, para que la musculatura llegue a la operación en las mejores condiciones posibles, y después, favoreciendo la recuperación de los tejidos y reprogramando la faja abdominal para que la diástasis no vuelva a aparecer.

Marta Lanchares de Paz.

N.º Col. Fisioterapeutas Castilla La Mancha 1771

Fisioterapeuta. Osteópata.

Deja un comentario

*