Publicado el

Nuestra cometa DIY

Durante esta cuarentena los cuentos han sido uno de nuestros salvavidas para pasar el tiempo en casa. L ha dado un gran salto y ha pasado de los cuentos para más chiquitines a sentarse en los cuentos de su hermano mayor y a demandar más historias. Y uno de sus cuentos favoritos han sido los de las estaciones de Gerda Muller.

Ella sola los ha cogido y mirado y remirado y pedido que se los contáramos cada día. En el de primavera veía a los niños pintando los huevos de Pascua, como nosotros habíamos hecho en casa, y en el de otoño les llamaba mucho la atención cuando fabricaban la cometa.

Llegaron los días en los que por fin pudimos salir a la calle, y como el viento acompañaba, decidimos volar nosotros también una cometa que teníamos por casa. No tuvimos mucho éxito, y A me pidió que fabricáramos nosotros nuestra propia cometa como en el cuento, así que nos pusimos manos a la obra.

Queríamos una cometa de elementos naturales, como la del cuento, de madera, papel y tela, y como las tiendas aún estaban cerradas nos apañamos con materiales que teníamos por casa.

Necesitamos:

  • Un par de palos finitos de madera
  • Hilo o cuerda para el armazón y para después atar a la cometa.
  • Tela o papel, también se puede usar plástico fino como el de las bolsas de basura, pero nosotros queríamos algo natural y bonito, así que buscando en los retales encontramos una tela fina que nos vino genial.
  • Pintura y esponjas para decorar
  • Papel pinocho para la cola de la cometa
  • Pistola de silicona

Vi varios tutoriales en Youtube y al final hicimos nuestra propia versión. Cortamos nuestros palos de madera, uno más largo (60cm) y otro más corto (40cm) y los pegamos haciendo una cruz. Les hicimos unas muescas en los bordes y pasamos una cuerda finita a su alrededor conformando la estructura donde luego pegamos la tela con la pistola de silicona.

Cuando tuvimos hecho el armazón la decoramos usando una técnica que teníamos ganas de probar. Le preguntamos a A qué motivo quería para decorarla y eligió un rayo. Hice un molde con esponjas en forma de rayo y A fue estampando rayos negros y amarillos por la tela de la cometa. Para terminar, les puso purpurina de colores por encima.
La cola la hicimos recortando rectángulos de papel pinocho y atándolos con una cuerda pegada a la parte inferior.

Por último, atamos cuerda a los cuatro extremos de la cometa uniéndolos en el centro y atando ahí la cuerda larga que enrollamos en un palo grueso y que será nuestro soporte.

De repente, parece que el verano se ha adelantado y llevamos muchos días de calor sin aire para poder estrenar nuestra cometa (y comprobar que funciona 😊) pero os ya os contaremos por redes si además de bonita nuestra cometa vuela.

Si os animáis a hacer la vuestra, enseñádnosla que nos va a hacer mucha ilusión.

Arantxa.

Deja una respuesta

*