Publicado el

Nuestras vacaciones: planes con niñ@s en el Mar Menor

Como conté en Instagram, nuestras vacaciones este año se han ido modificando según las circunstancias, como las de la mayoría. Habíamos planificado un viaje a Londres, que nos apetecía mucho, que tuvimos que cancelar y luego pensábamos pasar unos días en nuestra casa familiar en el Mar Menor como siempre.

Nos planteamos coger una autocaravana que también es un plan que los niños están deseando hacer, pero estaban prohibitivas y, tras ver varias opciones por España que no nos convencieron, decidimos pasar todas las vacaciones en la playita.

Como íbamos a pasar muchos días me puse a buscar planes, al aire libre claro, que hacer por la zona para que no todo fuera sol y playa, y lo cierto es que me costó bastante encontrar información de ocio familiar por la zona, por lo que pensé que podría venir bien este post para otras familias que veraneéis por allí. 

Llevo toda mi vida pasando mis vacaciones en el Mar Menor, primero en hoteles y casas alquiladas y, desde los 4 años, en la casa que compró mi familia, así que tengo allí buenas amigas, que también han tenido a sus retoños y que ahora juegan con mis hijos como hacíamos nosotras 🙂

Las primeras semanas las dedicamos a estar juntos y disfrutar de la playa y las tardes eternas de verano, mientras los niños jugaban sin parar, así que dejamos los planes para los últimos días cuando nos quedamos solos.

Las playas del Mar Menor llevan muchos años contaminadas hasta llegar al nivel que tiene actualmente en el que la laguna está herida de muerte. Nosotros optamos casi siempre por las playas del Parque Natural de las Salinas de San Pedro, la Llana y la Torre Derribada que son playas muy largas y naturales. Hay que andar, y hay avispas y algas, pero si lo que buscas son playas rodeadas de naturaleza, es tu lugar.

Si estas playas se estropean por la climatología, muy cerquita quedan varias playas de la provincia de Alicante que también están genial, aunque ya se trata de playas urbanas.

Nuestra experiencia de playa este año ha mejorado considerablemente. Tener a los niños tan seguidos ha hecho que encadenáramos un bebé con otro y para poder respetar sus necesidades de rutinas, siestas, comidas, etc. la playa sólo la pisábamos un rato. Sin embargo, este verano ha sido diferente. A y L se han desenvuelto genial (A incluso ha aprendido a nadar y a bucear siguiendo su propio proceso y a su ritmo) lo que nos ha permitido pasar largas jornadas en la playa, que para mí son el mejor plan.

Pero para los días que se levantan nublados o cambiar un poco de aires, también hay otras opciones:

Observar aves en las Salinas de San Pedro

Al caer la tarde, acercarte a recorrer los caminos y senderos que recorren las salinas es un plan ideal que además puedes aprovechar para hacerte fotos familiares.

Vivir el atardecer mientras los niños corren o escalan, exploran y observan los animales y plantas que van encontrando es una buena oportunidad para conectar con la naturaleza en familia.

Puedes aparcar en los aparcamientos que hay para ir a las playas y seguir cualquiera de los caminos que están marcados y señalizados.

Cabo de Palos

Cabo de Palos es un pueblo precioso justo antes de llegar a La Manga que nos ofrece varias opciones. Si tienes niños más mayores sus fondos marinos son espectaculares para hacer snorkel y buceo. A lo largo del pueblo hay varias calitas desde las que se puede hacer y también hay varias empresas que se dedican a ello si necesitas alquilar equipos.

Como A y L aun son pequeños, nosotros optamos por dar un paseo subiendo al faro y viendo los acantilados por el paseo que va desde el faro hasta el puerto.

Para subir al faro hay un camino asfaltado por el que es fácil ir con carrito, pero el camino que va desde el faro hasta el puerto por los acantilados mejor con mochila. Nosotros intentamos ir con el carro y fue un poco odisea.

El puerto también es muy bonito de pasear y tiene un montón de opciones de hostelería, aunque nosotros este año por la situación con el COVID-19, decidimos no visitar restaurantes así que en este sentido no puedo dar recomendaciones.

Cartagena

Cartagena es una ciudad que no termino de manejar a pesar de que la llevo visitando desde niña. Ha cambiado mucho en los últimos años para mejor pero me falta patearla más.

Tiene muchas opciones para ir con niños, pero este verano debido a obras por reformas y al Covid muchas no estaban disponibles. Para aparcar hay un parking gratuito al lado del puerto y si está lleno, hay aparcamiento de pago y un parking privado también por la zona.

Nosotros empezamos nuestro paseo por el puerto que es muy agradable y alberga varios museos. Allí está el famoso submarino de Isaac Peral, aunque la sala estaba cerrada y tuvimos que verlo a través del cristal. Sí que estaba abierto el Museo Naval con varias maquetas de barcos, donde estuvimos un rato refugiándonos del calor.

En el puerto también está el Museo de Arqueología Subacuática pero estaba cerrado por reforma, así que nos lo agendamos para otro año.

De allí nos fuimos a visitar el Teatro romano que es espectacular aunque nos costó bastante encontrar la entrada. Tras rodearlo entero subiendo y bajando escaleras con un calor sofocante, por fin pudimos preguntar y resulta que se entraba por la plaza del Ayuntamiento (hay unos pasadizos subterráneos que te llevan hasta el Teatro).

Una vez dentro se nos olvidó el sofoco porque merece mucho la pena.

Cuando sales del Teatro lo ideal es acercarte al Parque Torres que está al lado donde hay una panorámica de la ciudad y puedes ver pavos reales paseando a tu lado. A nosotros se nos hizo tarde y nos fuimos a comer, dejándonos muchas cosas por ver para otros años.

El Museo Municipal Arqueológico, el foro romano, visitas teatralizadas… Cartagena tiene muchísima historia y mucho que ofrecer, si vuestros hijos son unos apasionados de los romanos como A, van a disfrutar mucho.

Alquilar bicis en las Salinas de San Pedro

Este es el plan que más les gustó a A y a L. En los alrededores de las Salinas de San Pedro, cerca del Molino hay varias empresas que alquilan bicis a muy buen precio. Aunque A ya sabe montar sin ruedines, decidimos coger un remolque y que los dos fueran sentados disfrutando del paseo.

Antes de tener niños hacíamos mucho el paseo que va desde el molino, con las salinas a un lado y el Mar Menor a otro, hasta la playa de la Llana. Es un paseo de más de una hora andando al sol por lo que no es apto para niños pequeños, así que poder volver con ellos en bici también fue un planazo para nosotros.

Decidimos ir despacio, disfrutando del paseo, parando para ver los flamencos y aves que íbamos encontrando por el camino. Y al final del paseo, baño en esa zona de la playa que por más salvaje es preciosa con la arena fina y el agua cristalina.

Crucero por el Mar Menor

Fue uno de los planes que encontré por internet buscando qué hacer por allí con los niños. Cuando yo era pequeña aún se podía visitar alguna de las islas del Mar Menor pero la Ley de Costas desmanteló las instalaciones turísticas respetando su naturaleza y su historia. Ahora la forma de poder conocerlas es a través de uno de estos cruceros.

Elegimos el de las Islas del Mar Menor, que dura un par de horas y va rodeando las islas en horario de tarde, por parecernos el más adecuado para la edad de A y L. Otras opciones que tienen, como la visita a la isla Grosa en el Mar Mediterráneo con baño incluido, aún no nos parecía seguro con A y L tan pequeños.

Cada verano publican el horario de sus cruceros que podéis ver en sus redes sociales y para coger el barco hay que ir al muelle de las Pescaderías en el pueblo de Los Alcázares.

En este caso, A disfrutó mucho del paseo en barco pero sí que se notó la diferencia de edad con L, que lo de estar tanto tiempo sentada mirando el paisaje no le pareció tan atractivo.

Y hasta aquí nuestros planes de este verano. Me dejo muchos más, como pasar el día en las playas de Calblanque, hacer la ruta de la batería de las Cenizas o montar en el tren minero de La Unión (este verano cerrado por el COVID-19). Espero que os haya dado muchas ideas si tenéis previsto visitar esta zona, nosotros seguiremos haciéndolo 🙂

Arantxa.

Deja una respuesta

*