Planes en familia: excursión a Aranjuez

Muchas veces el mejor plan lo tienes al lado de casa y no te das ni cuenta.

Hace un par de semanas, justo antes de que se fuera el calor, estuvimos buscando algo que hacer para pasar el sábado en familia por los alrededores de nuestra ciudad y no se nos ocurría nada.

No es que no haya muchos planes interesantes que sí que los hay. Es que la lista de requisitos que se tienen que cumplir para poder disfrutarlos con un niño de 3 años y un bebé de 6 meses es muy larga. Que sea accesible con carro, que no esté muy lejos porque el coche la pequeña L aún no lo lleva muy bien, que sea interesante para A…

Al final nos decidimos por ir a Chinchón pero cuando estábamos en Aranjuez el gps se volvió loco y los chicos se despertaron así que pensamos “vamos a dar una vuelta por aquí”. Hacía mucho tiempo que no íbamos y no había mirado nada así que lo primero que hicimos fue buscar una oficina de turismo.

Allí pregunté directamente por planes para niños. El Palacio Real me encanta y quiero volver a visitarlo y que los chicos lo vean porque es espectacular, pero mejor cuando ya no llevemos carro. Además ese día estaba cerrado por acto oficial, así que no hubo dudas.

En la oficina me destacaron dos actividades además de la gran cantidad de jardines y parques. Un paseo en barco por el río y un paseo en tren.

No tenía ni idea de que a media hora de casa, en pleno centro de la Península, teníamos la posibilidad de montar en barco. Hace el recorrido por el río que hacían los Reyes durante sus estancias allí y te dan todo tipo de facilidades para los carritos. Incluso se incluye barra libre para los padres con el precio de la entrada 🙂

El otro plan era el Chiquitren. El típico paseo en tren que yo creo que hay en todas las ciudades y que nosotros nunca habíamos hecho. A llevaba un tiempo pidiéndonos montar en uno de estos trenes. Le encantan los trenes y éstos pequeñitos le llaman mucho la atención. Así que cuando le di a elegir entre barco o tren, no tuvo dudas.

El paseo en tren estuvo genial. Si vienes de Madrid enlaza con el Tren de la Fresa (que os proponemos siempre en nuestros Planes en Paralelo) y hace el recorrido por la parte monumental de la ciudad explicando cada monumento y plaza y después por los Jardines del Príncipe, que son enormes y así puedes verlos completos.

El recorrido dura aproximadamente 50 minutos y nos costó 6€ cada adulto, los niños gratis.

Los Jardines del Príncipe me parecieron increíbles, con árboles enormes, estanque con patos, grandes espacios verdes… ya me veía haciendo picnics allí en primavera.

Pero fijándome en los carteles de la puerta vi que prácticamente todo está prohibido. No se pueden hacer picnics, no se puede acceder con perros, ni con bicicletas. En definitiva me pareció un espacio maravilloso pero que los ciudadanos no podemos disfrutar.

Cuando bajamos del tren nos dedicamos a ver los Jardines del Parterre (que dicen que son un pequeño Versalles) y los de Isabel II mientras nos dirigíamos a buscar algún sitio para comer. Habíamos oído a una guía turística que los mejores sitios estaban en torno al Ayuntamiento y en el Mercado de Abastos. Y allí fuimos, pero la experiencia no fue muy satisfactoria.

Sin duda, la próxima vez que vayamos (¡nos quedamos con ganas de montar en el barco!) investigaré un poco antes los restaurantes, o si tenéis alguna recomendación, soy toda oídos.

Arantxa.

Deja un comentario

*