«Eso no se dice así», por qué no corregir a los niños

Algo que me llama mucho la atención en la manera de tratar a los niños de la mayoría de los adultos son las faltas de respeto que se cometen. Como si los niños no fueran personas con sentimientos a los que se puede herir con palabras.

Los “calladito estás más guapo”, “llora todo lo que quieras”, “¡qué niño más pesado!”… Y demás frases, que jamás se nos ocurriría decirle a un adulto, los niños las oyen y sufren continuamente por parte de sus personas de referencia, las que deberían guiarles y protegerles. Pero además, cualquiera que pasa por la calle se cree con el derecho de reconducir a un niño, sea asunto suyo o no, y muchas veces te encuentras escuchando este tipo de comentarios hacia tu hijo de un absoluto desconocido.

Dentro de estas faltas de respeto, hay una que me hiere especialmente, y son las correcciones que muchas veces van a acompañadas de ridiculización, cuando un niño está aprendiendo a hablar y pronuncia mal una palabra.

Continue reading →