Mi crianza no es una moda

No sé si os habrá pasado pero a mí desde que soy madre, mucho. Y es algo que me irrita bastante. Se trata de que a la primera de cambio te suelten la famosa frase: “eso es una moda de ahora”.

Sentencia que no quiere decir otra cosa que lo que estás haciendo no es más que dejarte llevar por lo que dicen cuatro modernas y que no tiene ningún fundamento ni sentido.

La lactancia materna a demanda, es una moda de ahora. El porteo, es una moda de ahora. No dejar llorar a tu bebé, es una moda de ahora. Dar la comida en trozos en lugar de triturados y purés, es una moda de ahora. Intentar ofrecer una alimentación saludable y evitar el azúcar, es una moda de ahora. Llevar a tu hijo a contramarcha, es una moda de ahora. La educación Montessori, es una moda de ahora. El colecho, es una moda de ahora. Creo que podría seguir horas…

Continue reading →

El concepto del continuum o el sentido común

La primera vez que me crucé con la crianza respetuosa fue cuando recién embarazada me dejaron el libro Bésame mucho, de Carlos González. Yo no había oído hablar de este señor nunca, pero el título prometía. A las 9 semanas de embarazo me dieron de baja por amenaza de aborto y me encontré en casa, sin poder moverme mucho y con muchas horas por delante. Así que cogí el libro a ver qué decía.

Yo defino a este hombre como el sentido común con patas. Todo lo que leía me parecía tan natural y tan obvio que no sabía cómo no había caído antes en ello.  Cierto es que tampoco me había parado mucho a pensar en temas de crianza. Vamos afrontando los retos que nos va poniendo la vida según van llegando.

Continue reading →

Ante todo, mucha calma

Desde que soy madre estoy asistiendo, un poco atónita la verdad, a una especie de competición para la que no me había preparado. Durante el embarazo lees y hablas con otras madres, un poco con la intención de saber lo que te espera. Y te preparas para las pocas horas de sueño, para los cambios de pañales, para la invasión de juguetes. En definitiva, para una verdadera revolución.

Pero algo que no me esperaba era la prisa y la presión constante para pasar de una etapa a otra lo más rápidamente posible.

Continue reading →