Cómo hemos pasado de triturado a entero con L

Hace unos meses, cuando estábamos iniciando la alimentación complementaria con L, escribí un par de posts de cómo saber cuando están preparados para comer y de cómo presentar los alimentos.

Como os contaba en ellos, yo le ofrecía la comida debidamente preparada pero aparte de algún chupeteo esporádico y de mucha experimentación (guarreo) no íbamos más allá. Siguió pasando el tiempo y la tranquilidad que tenía por estar en casa de excedencia empezó a ser cada vez más reducida.

L seguía sin comer, tomaba su teta eso sí, pero nada más. Además, cuando ingería algún trozo de plátano, pera, pan… daba una arcada, lloraba y ya no se lo volvía a meter en la boca.

Continue reading →