Nuestra experiencia con el destete definitivo (Parte 2)

Como ya contamos en otro post, a los 13 meses realicé el destete nocturno con M. Fue una decisión mía, los continuos despertares cada 30 minutos me tenían agotada y mi cuerpo necesitaba un descanso.

La verdad es que fue más fácil de lo que imaginaba, como dice Arantxa en su post anterior siempre en nuestra cabeza se hace más duro de lo que luego resulta ser.

De esta manera pudimos continuar con nuestra lactancia por el día con total normalidad, y ambos seguir disfrutando de esta bonita etapa.

Con los meses se fueron eliminando tomas casi sin darnos cuenta, tomas que dejó de pedir, como por ejemplo la de volver de la guarde o la de despertarse por la mañana.

Y así llegamos a los 20 meses, donde ya sólo nos quedaba la toma de antes de dormir, una toma que a los dos nos gustaba disfrutar al final del día, donde ambos nos relajábamos antes de dormir.

Continue reading →

Nuestra experiencia con el destete definitivo (Parte 1)

Todo tiene un final y la lactancia materna también. Aunque en las muchas horas iniciales con el recién nacido a la teta y las largas noches de tomas continuas parezca que no se va a acabar nunca, llega.

Sabiendo que la recomendación oficial es la lactancia exclusiva durante los 6 primeros meses y después, mínimo hasta los 2 años, es cierto que cada díada madre-bebé es diferente y cada uno encuentra su momento en función de sus circunstancias.

Continue reading →

Nuestra experiencia con el destete nocturno

Con motivo de la celebración de la Semana Internacional de la Lactancia Materna y del lanzamiento de nuestra Guía para una Lactancia Fácil y Exitosa hemos escrito algunos posts en los que os contamos las dificultades que nosotras nos hemos encontrado en nuestras lactancias y cómo las hemos superado. Hoy comenzamos con uno de los temas estrella de la lactancia: el destete.

El destete es algo que nos trae de cabeza a muchas madres. Siempre esperamos que sean ellos solos los que de un día para otro no quieran más, pero si no das biberones es difícil que eso suceda antes de los 2, o incluso 3 años. Por tanto, muchas veces y por muchas razones distintas acaba siendo una decisión nuestra, y consecuentemente un proceso en el que tenemos que acompañar a nuestros hijos.

Hoy os contamos cómo lo afrontamos y lo superamos cada una en nuestras circunstancias y cuáles fueron nuestras razones para el destete nocturno.

Continue reading →