Viajar ACM: los mitos más extendidos

Arrancamos con esta sección ACM EN PARALELO, no sin antes darle las gracias a Arantxa y Rocío, por colaborar activamente haciendo tribu en esta etapa PRECIOSA que es la crianza pero no por ello fácil, aunque sí que es cierto que el compartir miedos e inquietudes, trucos y vivencias facilita mucho.

Gracias por ayudar a difundir el mensaje de un #VIAJESEGURO que está claro que es sinónimo del #VIAJEACONTRAMARCHA, mientras existan posibilidades adaptadas al peso y talla.

Para ello quiero empezar desmontando los argumentos que oímos una y mil veces. Porque para que todos los niñ@s viajen seguros, a los primeros que tenemos que abrir los ojos es a los padres.

¿Por qué? Porque un niñ@ no decide su Sistema de Retención sino que esta es tarea de los padres y con la información “sesgada” con la que contamos muchas veces es insuficiente y antes de entrar en materia quiero que entendáis que:

“Una Silla de Auto es el ÚNICO dispositivo que de tener que actuar puede SALVAR la vida de tu hij@”

Y es que cuando arrancamos en la aventura de la ma/paternidad nos vienen a la cabeza y nos recomiendan infinidad de cosas, unas más necesarias y otras no tanto, lo mejor es tratar de priorizar en qué es realmente necesario y enfocar nuestro esfuerzo.

Primera frase que estamos acostumbrados a escuchar:

“SI ESTÁ HOMOLOGADO, ES PORQUE ES SEGURO”

Y no, NO ES ASÍ, siempre pongo un ejemplo bastante aclarador y es el de los cascos de las motos:

Una imagen vale más que mil palabras, si sales en moto ¿cuál elegirías?.

Con las sillas de auto pasa exactamente lo mismo, las hay que se quedan en retener y las que buscan proteger. Las sillas que van más allá suelen contar con el sello PLUS TEST.

¿Qué es el PLUS TEST? Por lo amplio de la información lo veremos en próximas publicaciones pero os adelanto que solo lo superan las sillas fabricadas conforme al modelo nórdico (el más eficaz sin duda, solo remitiros a los datos), testadas a condiciones de impacto mucho más extremas que la propia homologación y a día de hoy solo lo superan SILLAS PURAS ACONTRAMARCHA, es decir que no se pueden colocar en ningún momento de su vida útil a favor de la marcha.

MI HIJO LLORA ACONTRAMARCHA PORQUE NO VE

¿Nos hemos parado a pensar que igual no es por el sentido de la marcha del dispositivo? sino porque el niño no viaja en el sistema adecuado. Normalmente TODOS los niños viajan ACM en el grupo 0-0+, la GRAN mayoría de estos van instalados SOLAMENTE con el cinturón, por lo que primero carecen de elementos básicos anti vuelco y anti retroceso (arco y pata de apoyo) y segundo van muy bajitos en el asiento del coche siendo la visibilidad nula para los niños que ganan interés por los viajes cuando pasan a una silla en la que ya verían por la ventanilla y por toda la luna trasera. Cuando viajan a favor de la marcha la luna delantera les queda muy lejos y por tanto ven poco más allá del reposacabezas del conductor o copiloto.

¿Y QUE HACEMOS CON LAS PIERNAS?

Aquí lo primero que me gustaría aclarar es que las sillas grupo 1-2 están previstas para su uso hasta los 6-7 años en percentiles medios, y por tanto el hueco que dejan para las piernas no tiene nada que ver con el que deja un grupo 0 (prácticamente nulo porque son sillas adaptadas para bebés en el primer añito de vida) o un grupo 0/1 (más limitado porque el arco anti vuelco limita el espacio, cosa que no ocurre cuando éste se sustituye por los low tether).

En segundo lugar, os propongo una comprobación muy sencilla, quería documentarlo con fotos pero creo que es más divertido que lo comprobéis por vosotros mismos.

Situación:

Me voy a tomar unas tapas y me siento en un taburete

  • Opción A: Dejo las piernas colgando
  • Opción B: Busco el travesaño para apoyar las piernas

Creo que la mayoría aplicamos la opción B, pues esto es perfectamente comparable a viajar a favor de la marcha, con las piernas colgando, o viajar ACM con las piernas flexionadas pero APOYADAS en el respaldo. Cuestión de comodidad.

Y si ya hablamos de un viaje largo (aunque CADA 90 MINUTOS MÁXIMO hay que hacer paradas, por ellos y por nosotros):

  • Opción A: Ir sentado y al dar una cabezadita, esta caerá hacia delante porque perdemos el control al dormirnos (silla A favor de la marcha (AFM))
  • Opción B: Ir reclinaditos con lo que al dormirnos disfrutaremos de una mini siesta relajante para ellos y para nosotros (Silla ACM)
¿Y…SI EL IMPACTO ES POR ALCANCE (o lo que es lo mismo por DETRÁS)?

Pues una vez más punto para las sillas ACM. Ahí interviene la Segunda Ley de Newton:

la Fuerza = Masa x Aceleración, una vez más es mejor viajar ACM.

 

Os invito a leer la explicación técnica pero entendible de la mano de Jesus Rodriguez Sanchez de SEGURIDAD VIAL EN FAMILIA http://www.seguridadvialenfamilia.com/2018/02/es-seguro-viajar-contramarcha-en-caso.html

Bueno, pues creo que a nivel INTRODUCTORIO hemos rebatido los argumentos/falsos mitos más escuchados. Solo hay que tener una cosa clara, y es que la elección del Sistema de Retención Infantil es sin duda la elección más importante cuando nos convertimos en papás, buscar un centro especializado donde esto no se considera una venta sino un asesoramiento y donde no vale todo para todos ni hay una MEJOR SILLA, dado que la mejor silla es la que mejor se adapta a coche y peque, y eso en cada familia es distinto ;).

Merche de BBseguro.

 

NOTA: Hemos sido nominadas a los Premios Madresfera 2018 en la categoría CONCIENCIACIÓN, si quieres que pasemos a la siguiente fase como finalistas puedes votarnos hasta el próximo 22 de febrero pinchando aquí, es muy sencillo.

Deja un comentario

*