Planes en familia: viaje a Ámsterdam (II parte)

El otro día os contaba nuestros primeros días en Ámsterdam este verano. Como os decía, para nosotros ha sido un viaje distinto. Siempre resulta cansado viajar pero con niños puede resultar agotador.

También es muy gratificante y revelador ver cómo se adaptan a las nuevas circunstancias y enseguida parece que lleven allí toda la vida. La verdad es que estoy encantada con mi niño viajero y lo fácil que resultó todo con él.

 

El tercer día lo dedicamos a callejear por el centro de la ciudad y visitar algunos lugares característicos de la ciudad. Previamente habíamos decidido descartar los museos por esta vez y visitar lugares abiertos donde todos íbamos a estar más cómodos.

Comenzamos por la zona de la Casa Museo de Ana Frank que yo quería ver, aunque sólo fuera la fachada (si quieres entrar hay que coger las entradas online con 2 meses de antelación, yo no lo sabía y me quedé sin ellas). Seguimos por la zona de Las Nueve Calles, viendo los canales, puentes y casitas, y acabamos en Beginhof. Beginhof es un conjunto de casas fundado en 1346 para una hermandad de mujeres católicas, las beguinas. Es un recinto muy bonito con una pequeña iglesia, que no te esperas en el centro de la ciudad. Para comer fuimos a Le Pain Quotidien, una cadena con varios restaurantes por la ciudad, y después seguimos paseando hasta el Mercado de las Flores.

Al día siguiente nos pusimos en marcha y cogimos un autobús en la Estación Central que nos llevó a Volendam, un pueblito costero muy turístico lleno de casitas adorables.  Nos dedicamos a pasear, hacernos fotos y cotillear las casas hasta la hora de comer. Nos metimos en uno de los muchos restaurantes que había en el puerto y como postre nos dimos un homenaje con uno de los famosos waffles holandeses.

Después de comer cogimos el ferry hacia Marken y paseamos por allí aprovechando la siesta de A. Marken era más tranquilo y aún más bonito, con calles y tiendecitas llenas de encanto. Para terminar el día preguntamos por un parque de niños por allí y nos indicaron uno estupendo al lado de la parada de autobús que nos llevó de vuelta a Ámsterdam.

El quinto día fue el que más disfrutamos. Cogimos un autobús que nos dejó al sur de la ciudad, justo a las puertas de Amsterdamse Bos.

Amsterdamse Bos es un parque o bosque bastante grande justo al lado del aeropuerto donde hay granjas, restaurantes y atracciones para niños. Nosotros alquilamos unas bicicletas y lo recorrimos de punta a punta.

Hay que decir que la señalización está toda en neerlandés y no resulta fácil orientarse. Unos cartelitos en inglés o con dibujitos no vendrían nada mal. Al final encontramos la granja de cabras siguiendo el olor a queso… Jajajaj

El último día completo lo dedicamos otra vez a callejear por el centro y hacer algo de shopping. Visitamos la plaza Dam, la plaza Rembrandt, la plaza de los Museos… Para comer esta vez fuimos al restaurante Blue Ámsterdam que fue todo un acierto. Es un restaurante con todas las paredes de cristal en lo alto de un edificio, así que comes con unas vistas a Ámsterdam espectaculares. Y la comida tampoco está nada mal.

Aprovechamos como siempre la siesta para dar un paseo más tranquilo parando en las tiendecitas monas que íbamos encontrando y acabamos la tarde en Vondelpark, otro parque enorme y precioso muy céntrico, con zona de lago y columpios para los más pequeños.

Para despedirnos de Ámsterdam la última mañana antes de ir al aeropuerto fuimos a la granja de Westerpark aprovechando que nos pillaba cerquita de casa. Era una pequeña granja encantadora con vacas, ovejas, cerdos, conejos, cabras… pero lo que más le gustó a A fue la colección de vehículos para niños que tenía a su disposición. ¡Se lo pasó en grande con un pequeño tractor!

Nuestro vuelo salía a las 5 de la tarde así que comimos e hicimos las últimas compras en el aeropuerto. Esta vez el vuelo fue más tardío así que A ya había hecho la siesta y fue despierto durante el vuelo, pero entre el tentempié que nos ofrecieron, la merienda y unos pocos juguetes que fuimos sacando superamos la prueba con nota 😉

Y estos fueron nuestros días en Ámsterdam, como veis muy enfocados a nuestra nueva situación de familia viajera. Espero que si os animáis a visitarlo os sirva para coger ideas y qué lo disfrutéis mucho!

¿Qué tal han sido vuestras vacaciones? ¿Algún plan chulo que debamos conocer?

Arantxa.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

*