Publicado el

Mis libros de crianza favoritos

Si hace poco os hablábamos de los cuentos que más éxito han tenido en casa aquí y aquí para los pequeños de la casa, hoy nos toca a nosotras.

Vamos a hablar de los libros que más me han ayudado y en los que me refugio cuando tengo dudas y no sé por dónde tirar en algún aspecto de la maternidad y la crianza. Se acercan los Reyes Magos y puede ser un buen momento para hacernos con alguno de ellos.

Ya sabéis, porque lo he comentado varias veces, que el libro de Carlos González Un regalo para toda la vida fue el primero que me acercó a la lactancia materna durante el embarazo de A. Es un libro fácil y ameno, con el estilo inconfundible de su autor, que siempre echa mano del humor para hablar de estos temas que tanto nos preocupan a las madres.

Sin embargo, en mi segunda lactancia con L, mi libro de cabecera está siendo Somos la leche de Alba Padrós. Los primeros meses fueron duros con experiencias como mastitis y perlas de leche a los que nunca me había enfrentado en los 26 meses de mi lactancia anterior, y su estructura sencilla e información clara y veraz me ha sido de gran ayuda. También es mi libro de referencia cuando tengo que ayudar a otras madres como asesora de lactancia. Sin duda, una gran inversión si quieres dar el pecho a tu bebé.

El siguiente tema que se nos echa encima cuando ya tenemos más o menos dominada la lactancia es la alimentación. ¿Ya han pasado 6 meses? ¿Y ahora por dónde empiezo? En su momento con A, me informé bastante antes de comenzar con Mi niño no me come de Carlos González y Se me hace bola de Julio Basulto. A día de hoy sé que han salido algunos más pero en este caso la experiencia sí es un grado, y con L sólo he revisado las recomendaciones oficiales pero poco más antes de empezar con su alimentación.

Y entramos en la crianza y todo lo que ello conlleva. Educación, apego, rabietas, pantallas, gritos, culpa… y un largo etcétera. Cuando tu bebé crece y dejas atrás la etapa de solo cuidar para también educar el desafío es grande. Y a veces, te puede sobrepasar porque entras en un bucle de intentar cambiar el comportamiento o conducta sin ir más allá y el resultado es que el niño se empecina todavía más. Todos sufrimos y parece que no hay solución.

Sí la hay. La clave suele estar en entender la etapa en la que estamos y las necesidades del niño (autonomía, movimiento, orden, autoafirmación…) y darnos cuenta que somos nosotros los que debemos estar a la altura de las circunstancias y guiar al niño con amabilidad y firmeza.

Los libros a los que acudo una y otra vez cuando pierdo el norte o veo que nos estamos enredando son:

  • Los niños malos no existen de Janet Lansbury. Si sólo vas a leer un libro de crianza porque leer no es lo tuyo o no tienes tiempo, que sea éste. Lo he regalado y recomendado desde que lo leí porque de verdad funciona. Funciona para nosotras. Para cambiar nuestra visión y darnos cuenta de que no necesitamos enfadarnos ni desesperarnos, sólo acompañar, mostrar seguridad y cariño y entender que detrás de cada conducta hay un motivo. Recomiendo su lectura a partir de los 2 años, yo lo leí antes y me pareció un buen libro sin más. Cuando llegaron los «terrible 2» supuso un antes y un después.
  • El cerebro del niño de Daniel J. Siegel. Muy instructivo para entender cómo construyen su mundo los niños y las interpretaciones que pueden hacer de la realidad. También me gustó mucho cómo explica el funcionamiento de la parte emocional del cerebro de los niños e incluso la nuestra. Además, da pautas para que podamos encarar ciertas situaciones con ellos y les ayudemos en su desarrollo intelectual y emocional.
  • Disciplina positiva para preescolares de Jane Nielsen. De la autora de Cómo educar con firmeza y cariño, biblia de la Disciplina Positiva tenemos este libro que está más enfocado para preescolares, de 3 a 6 años. Si tu intención es tratar a tus hijos con respeto en todo momento la disciplina positiva es tu aliada. Igualmente te da muchos ejemplos de situaciones comunes a las que nos enfrentamos todas y cómo pueden ser enfocadas por nuestra parte para que nuestros hijos entiendan los límites sin minar su autoestima.
  • Aprender a educar (Sin gritos, castigos ni amenazas) de Naomi Aldort. Este libro le cogí en la biblioteca por su título. Lo de sin gritos y sin castigos más o menos lo tenía claro pero lo de las amenazas… esa era otra cuestión. Para mí fue muy importante para dejar de intentar controlar al niño, el tema del control en la disciplina positiva es fundamental y no siempre es fácil de entender. También me gustó mucho cómo trata la parte emocional para no forzar y respetar al niño y a sus sentimientos.
  • Educar en el asombro de Catherine L´Ecuyer. Siempre he tenido claro que el abuso de la tecnología y las pantallas en la infancia tiene sus consecuencias y este libro me lo reafirmó. Nos ilustra sobre la importancia de la belleza, el silencio, el juego libre, la naturaleza… Imprescindible para una crianza natural.

Éstos son los que no faltan en casa y releo de vez en cuando. A y L van creciendo y avanzando, poniéndome nuevos retos como madre y siempre me aportan la tranquilidad y las herramientas para poder acompañarles de la mejor manera posible.

Y por si algún paje de los Reyes Magos se pasa por aquí éstos son a los que tengo echado el ojo para aumentar mi biliblioteca. Montessorízate de Bei Muñoz del blog Tigriteando. Tiene muy buenas críticas y comentarios y ella ya sabemos que es una crack. Como Miriam Tirado a la que también sigo y de la que tengo muchas ganas de leer su libro Maternidad a flor de piel. Con lo bien que se expresan siempre, estoy segura de que sus libros me van a encantar.

Y también Jugar de André Stern del que he leído muy buenos comentarios en internet y que creo que aporta un visión muy interesante sobre el juego y Hermanos, no rivales para no interferir de forma negativa en la relación de A y L y contribuir todo lo que pueda a que se quieran con locura.

¿Cuáles son tus imprescindibles? Me encanta conocer nuevas lecturas de crianza 🙂

Arantxa.

2 comments

Deja un comentario

*